Adicciones

Qué son las Adicciones

Las adicciones son un trastorno físico, psicológico y emocional, que origina una dependencia o necesidad hacia una sustancia o hacia una actividad concreta. La persona que padece una adicción busca persistentemente el alivio o recompensa mediante el consumo de sustancias o mediante la práctica de determinadas actividades (uso excesivo de nuevas tecnologías, juego patológico…). Por lo general, estas patologías se desarrollan de forma progresiva y suelen tener consecuencias graves para la vida de la persona en general, así como para su salud en particular.

adicciones-mano-sobre-raton-ordenadorExisten diferentes tipos de adicciones, entre las más comunes se hallan: adicción al tabaco, al alcohol, a las drogas o sustancias psicoactivas, al juego, al trabajo, a la comida, a la práctica del acto sexual, a la masturbación, a la pornografía, a Internet, al teléfono móvil…

La característica común a todas ellas es el hecho de que las personas que padecen alguna adicción tienen la sensación de “perder el control”, de no ser capaces de dominar sus conductas. Desarrollar una adicción genera gran malestar, tanto a la propia persona en sí, como a las personas de su entorno.

Para entender mejor las adicciones, es conveniente conceptualizar algunos términos relacionados:

  • Abstinencia: reacción física y/o psicológica que tiene el organismo ante la falta de la sustancia o de la actividad deseada. Ésta es una de las razones que mantienen el problema, ya que personas adictas mostrarán conductas de búsqueda incesante de la sustancia o actividad adictiva.
  • Tolerancia: necesidad de consumir cantidades cada vez más elevadas de la sustancia adictiva (cocaína, heroína…), o poner en práctica con mayor frecuencia determinadas actividades (relaciones sexuales, deporte…). Cada vez se requiere mayor “dosis” para conseguir el mismo efecto de alivio o recompensa sobre el organismo.
  • Dependencia: pauta de comportamiento en la que se prioriza el consumo de ciertas sustancias, o la puesta en marcha de determinadas conductas, sobre otras sustancias u otras pautas de comportamiento que antes eran importantes y relevantes para la persona.
  • Abuso: consumo excesivo, ya sea por frecuencia, cantidad o la propia condición de la persona, que produce consecuencias negativas sobre el individuo o su entorno.
  • Uso: hablamos de “uso”, en distinción del “abuso”, cuando no se detectan consecuencias inmediatas sobre el consumidor o su entorno,  debido a la menor frecuencia o cantidad de consumo,  o la propia condición física, psicológica y social de la persona.
  • Predisposición: en algunos casos la persona es vulnerable a la adicción, y es por ello que, ante  situaciones difíciles o conflictos de diversa índole, muestra tendencia hacia un comportamiento adictivo compulsivo.

Tratamiento de las Adicciones

Primera entrevista

El primer paso para tratar las adicciones es conocer exhaustivamente el problema. Para ello, recogemos toda la información necesaria con el fin de generar un diagnóstico diferencial preciso, teniendo en cuenta los factores que intervienen, la génesis de la adicción y todo aquello que sea relevante para la intervención.

Esta información la obtenemos mediante el relato del paciente, atendiendo también a la manera en que lo cuenta y a las emociones que expresa. El paciente nos relata su historia, y nos transmite cómo le afecta la adicción a él y a las personas de su entorno.

Asimismo, observamos si manifiesta síntomas físicos de la adicción (ansiedad por consumir, temblores, deterioro físico…) y tratamos de percibir otros indicios de malestar, como el aplanamiento afectivo (indiferencia emocional), cambios en el comportamiento, conductas delictivas, etc.

Tras recopilar y analizar minuciosamente toda esta información, planificamos la intervención más adecuada.

Diagnóstico y tratamiento

Durante la intervención, el objetivo es que paciente y terapeuta, de forma conjunta, consigan localizar y analizar aquellas situaciones que han desencadenado la adicción. Con tal fin, ambos exploran en la historia vital del paciente experiencias generadoras de vulnerabilidad y angustia. Asimismo, indagan en la manera en la que dicha angustia o malestar es aliviado con la adicción.

Una vez identificadas las situaciones críticas que desencadenan la conducta adictiva, psicólogo y paciente trabajan sobre la causa y los disparadores de la adicción. Se trata de integrar la experiencia interna del paciente de una forma adaptativa y saludable, reduciendo las cuotas de malestar y las conductas problemáticas.

De esta forma, a lo largo de las sesiones, los pacientes integran de manera adecuada las experiencias vitales que han generado las adicciones, logrando controlar sus conductas y superando la adicción.

 

¿MÁS INFORMACIÓN?
Puedes seguir indagando en los distintos Tratamientos Psicológicos
y terapias que ofrece Aesthesis
 

QUÉ
TRATAMOS

 

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog
 

BLOG

 

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es
 

CONTACTO