Ataques de Pánico

Síntomas de los Ataques de Pánico

Los ataques de pánico generan en la persona que los sufre un estado mental y neurofisiológico en el que se experimenta un miedo muy intenso, que suele aparecer repentinamente y puede durar desde minutos hasta horas. Se trata de una reacción de ansiedad caracterizada por:ataques-de-panico-chica-asustada

  • Sensación de no poder controlar lo que ocurre,
  • Pensamientos catastrofistas,
  • Miedo a morir y/o a volverse loco,
  • Hiperventilación,
  • Palpitaciones,
  • Sudoración,
  • Náuseas,
  • Despersonalización,
  • Sensación de ahogo,
  • Preocupación intensa.

Una de las peculiaridades de este trastorno es que el paciente puede no ser consciente de que esta reacción es una consecuencia del exceso de ansiedad, por lo que la persona a veces sólo refiere síntomas físicos, es decir, atiende únicamente a las manifestaciones que nota en su cuerpo, sin asociarlas a ningún conflicto emocional.

Tratamiento de los Ataques de Pánico

Primera entrevista

En una primera entrevista, identificamos si el paciente sufre ataques de pánico mediante su relato acerca de la situación que le preocupa, cómo se desarrolla, la descripción e intensidad de los síntomas, todos los indicios físicos u otros que, bien por observación directa, bien por la propia crónica del paciente, se encuentran asociados al trastorno.

Diagnóstico y tratamiento

Posteriormente, se lleva a cabo un diagnóstico diferencial que nos permite descartar otras posibles patologías, contextualizando los síntomas para proporcionar el tipo de intervención más adecuada.

Los ataques de pánico, en ocasiones, no se encuentran relacionados con situaciones presente, por lo que la persona no puede identificar ninguna causa objetiva que los genere. Pueden existir estímulos o situaciones actuales, difíciles de asimilar por parte del organismo, que actúen como desencadenantes sin que la persona tome conciencia de las motivaciones subyacentes a tales ataques de pánico. Es por ello que para nosotros es importante trabajar sobre dichas experiencias, reprocesarlas, y darles un nuevo significado que permita la recuperación y no produzca malestar. Siempre bajo el contexto seguro de la psicoterapia, es decir, fomentando un vínculo sano con el psicólogo que ofrezca confianza y relaje a la persona, para poder llevar a cabo la intervención.

Durante la terapia, tendremos dos objetivos paralelos: uno, explorar qué conflictos intrapsíquicos o interpersonales están en la base de los ataques de pánico, ya que reprocesar dichos conflictos conllevará la supresión de las crisis de pánico; dos, tratar la denominada “ansiedad señal”, que queda instalada en la persona al asociar determinados indicios o señales con la aparición de los ataques de pánico.

Esta “ansiedad señal” la entenderemos de manera parecida al estrés postraumático, es decir, una reacción emocional que sobreviene tras un acontecimiento altamente estresante. En el caso que nos ocupa, dicho evento traumático sería la primera crisis de pánico experimentada por la persona, que dejaría latente un arraigado sentimiento de “estar en peligro”. El paciente percibe la ansiedad que le provocan determinadas situaciones o acontecimientos como un peligro, pues cree que no podrá regularla.

A través de las sesiones, analizaremos en qué situaciones y relaciones se dan los ataques de pánico. Ello supone identificar aquellos estímulos que activan los circuitos neurales asociados a representaciones mentales de experiencias personales complejas. Estas vivencias complejas pueden estar en la base de los ataques de pánico, al no haber sido registradas o asimiladas de forma satisfactoria.

Una vez detectados tales estímulos, paciente y terapeuta identificarán cuál es la estructura de este recuerdo, así como la dinámica intrapsíquica inconsciente que subyace y lo activa. En clave neuropsicológica, integramos las memorias episódica y semántica (la “memoria de los relatos” y la “memoria de las emociones”, respectivamente), para lograr una comprensión del significado de los síntomas en la historia vital de cada paciente.

Sumado a esto, el tratamiento de la “ansiedad señal” promoverá en el paciente un sentimiento de control y de ser capaz de regular eficazmente sus estados internos, de manera que la ansiedad deje de ser sentida como peligrosa para la persona.

Progresivamente, gracias al trabajo conjunto terapeuta-paciente, promovemos la minimización de los ataques de pánico, hasta su posterior desaparición.

 

¿MÁS INFORMACIÓN?
Puedes seguir indagando en los distintos Tratamientos Psicológicos
y terapias que ofrece Aesthesis
 

QUÉ
TRATAMOS

 

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog
 

BLOG

 

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es
 

CONTACTO