Adicción a las compras, ¿una problemática real?

Posted on Posted in Psicología clínica, Psicología y cultura
Desde hace algún tiempo se ha extendido la denominación de “adicción a las compras”, ¿en qué consiste esta problemática? ¿Estamos ante un nuevo tipo de adicción?

En la actualidad existen distintas épocas del año donde el consumo se ve incrementado de forma desmedida (Navidad, rebajas, Black Friday…). Dicho consumo puede estar motivado por el deseo de realizar un regalo a un allegado o adquirir, a un mejor precio, un objeto necesitado. Sin embargo, es posible encontrar situaciones y casos donde este acto se ve propiciado por otras motivaciones intrínsecas distintas, llegando a convertirse en una problemática para la persona y su entorno.

Los cambios culturales acontecidos en los últimos años, influidos en gran medida por el auge de la publicidad, han contribuido al desarrollo de una sociedad de consumo que ha generado un aumento considerable de los objetos o actividades de ocio, así como de las necesidades de los individuos. Asimismo, las diversas consecuencias y el elevado coste que genera esta conducta desmedida han favorecido que se convierta en una de las problemáticas de naturaleza psicosocial que mayor interés ha suscitado a muchos especialista e investigadores, llegando a extenderse la expresión de “adicción a la compras”.

En esta misma línea, conductas como comprar, jugar o trabajar son consideradas pautas ordinarias y socialmente aceptadas. Sin embargo, cuando dicho comportamiento comienza a interferir en la vida de la persona, como invertir una cantidad considerable de dinero y/o tiempo que limita otros hábitos o costumbres, podríamos hablar de “adicción conductual. Se trata, en definitiva, de una problemática cuya detección es muy complicada debido a la normalización generada por el contexto socio-cultural. Como consecuencia, dicha identificación se produce cuando la compra compulsiva deja de ser una actividad lúdica para convertirse en una necesidad donde la persona puede perder el control de sus actos.

Del mismo modo, esta problemática se ha visto vinculada al concepto de “materialismo”, definido por Richins y Dawson como una importancia otorgada a la posesión de objetos y bienes materiales como una vía conductual para el alcance de estados afectivos deseados (bienestar, felicidad…). Además, dicho constructo se compone de tres dimensiones distintas: importancia desmedida a las posesiones, tendencia a la valoración del éxito a partir de la cantidad y/o calidad de los bienes adquiridos y convicción de que dicha posesión constituye un requisito indispensable para el bienestar. Por otro lado, diversos estudios han puesto de manifiesto la alta incidencia de esta “adicción” en la actualidad, llegando a alcanzar una prevalencia en torno al 3% de la población española.

¿En qué consiste la compra compulsiva?

La compra compulsiva ha sido definida como una modalidad de “adicción” caracterizada por impulsividad y pérdida de control. Como consecuencia, se ha acuñado el término de “oniomanía”, un término griego cuyo significado hace alusión a la “locura por el consumismo”. Esta alteración comportamental puede quedar fijada a la adquisición de un determinado producto, por ejemplo a clases de zapatos, o simplemente al hecho de comprar sin importar el objeto.

En esta misma línea, ha sido considerado como un trastorno de control de impulsos como la adicción al juego (ludopatía), la cleptomanía, etc. Asimismo, se ha observado una alta comorbilidad con trastornos del estado de ánimo, narcisistas, trastorno bipolar y trastorno límite de personalidad.

Al igual que ocurre con otras adicciones, es frecuente el desarrollo de una progresiva dependencia hacia la sustancia o la conducta correspondiente. En el caso de la oniomanía es necesario tener en cuenta distintas dimensiones:

  • Deseo irrefrenable por el consumo de un determinado bien.
  • Intensa respuesta emocional durante el momento de la compra.
  • Sensación de alivio y bienestar al adquirir el objeto.
  • Obtención de bienes no necesarios.
  • Malestar intenso, nerviosismo, impaciencia e irritabilidad ante la imposibilidad de obtener el artículo anhelado.
  • Pérdida de interés hacia el objeto tras un corto periodo de tiempo.
  • Sensación de pérdida de control en relación al gasto.
  • Sentimientos de culpabilidad y vacío.

Origen y mantenimiento del problema

En relación a la génesis de esta “adicción”, autores como O’ Guinn y Faber afirman que se trata de una problemática con un curso crónico y repetitivo desencadenada a partir de eventos negativos en la biografía de la persona, carencias intrapsíquicas o determinadas respuestas emocionales (tristeza, ira, sentimiento de soledad, decepción, frustración, etc.). Por este motivo, resaltan el componente compensatorio de esta conducta como vía para el afrontamiento de dichos factores.

De esta forma, la compra proporciona un sentimiento de satisfacción inmediato que contribuye al reforzamiento de dicha conducta. Además, en algunas ocasiones, la persona puede sentirse avergonzada, por lo que puede destruir o esconder los bienes adquiridos. Del mismo modo, es frecuente el sentimiento de culpa o arrepentimiento tras una compra compulsiva o por la adquisición de un objeto de gran valor, lo que puede ir seguido de una nueva compra como forma de mitigar la angustia experimentada, viéndose inmersa en un círculo vicioso que impulsa la cronificación de la problemática.

Asimismo, el mantenimiento de este bucle también puede ser explicado a partir del incremento en el nivel de valoración narcisista (valía personal) que experimenta la persona al adquirir determinados bienes de consumo, especialmente aquellos cuyo importe supera sus posibilidades económicas.

En esta línea, la compra de bienes puede obedecer a distintas motivaciones de los individuos, como forma de autoafirmación y refuerzo de la imagen personal, comodidad, sometimiento a los estándares fijados por la publicidad y la moda, como consecuencia de la presión social y el deseo de aceptación, afrontamiento de estados como la depresión, la angustia o el aburrimiento, promovido por la impulsividad o el bajo sentimiento de valía personal, así como una vía para la compensación de un sentimiento de insatisfacción personal. Se trata, en definitiva, de una motivación subyacente que en muchas ocasiones escapa de la conciencia de la persona afectada.

Como consecuencia, se enfatiza la necesidad de llevar a cabo una intervención exhaustiva que permita, a través de la revisión de la historia de la persona, poder determinar la motivación responsable de dicha problemática y, como consecuencia, llevar a cabo la intervención más idónea.

Rafael Fenoy Castaño

Referencias

Adicción.co. Adicción a las compras. Tratamiento, causas y efectos. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: https://www.adiccion.co/adiccion-a-las-compras.html

Carmona, L. Adicción a las compras: compradores compulsivos. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: http://psicopedia.org/7128/adiccion-a-las-compras/

De la Serna, J.M. (2017). Adicción a las compras. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: https://www.webconsultas.com/mente-y-emociones/adicciones/adiccion-las-compras-11644

Expansión.com. Cinco señales de que es adicto a las compras. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/tendencias/2016/01/13/5696964d46163fa2018b45a3.html

Llinares, M. C. (2006). Adicción a las compras. Revista de Análisis Transaccional y Psicología Humanista, pp. 81-101. Recuperado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: http://com.aespat.es/Revista/Revista_ATyPH_55.pdf#page=81

Olivares, P. (2014). Adicción a las compras, ¿mito o realidad? Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: http://www.efesalud.com/adiccion-a-las-compras-mito-o-realidad/

Otero-López, J.M. y Villardefranco, E. (2011). Materialismo y adicción a la compra. Examinando el papel mediador de la autoestima. Boletín de Psicología, Vol. 103, pp. 45-59. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: https://www.uv.es/seoane/boletin/previos/N103-3.pdf

Ruiz-Olivares, R., Lucena, V., Pino, M. J. y Herruzo, J. (2010). Análisis de comportamientos relacionados con el uso/abuso de Internet, teléfono móvil, compras y juego en estudiantes

universitarios. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: http://www.redalyc.org/html/2891/289122896003/

Wikipedia.org. Oniomanía. Revisado el 26 de diciembre de 2017 del sitio web: https://es.wikipedia.org/wiki/Onioman%C3%ADa

2 thoughts on “Adicción a las compras, ¿una problemática real?

  1. Es importante poner en evidencia que cuando el valor del bien de consumo supera las posibilidades económicas del presunto adicto comprador, éste puede recurrir a la sustracción de dinero de alguno o algunos de sus familiares o allegados para adquirir el objeto que lo obsesiona.

    1. Buenos días Fermín,

      En primer lugar, agradecemos tu participación en el blog. Por otro lado, tal y como comentas, el deseo irrefrenable por adquirir un determinado bien puede favorecer la sustracción de dinero en aquellos casos en los que la persona no puede asumir el coste del mismo, dando lugar, en última instancia, a diversos conflictos interpersonales.

      Un saludo.
      Equipo Aesthesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *