¿Cómo es un líder eficaz?

Posted on Posted in Historia de la psicología, Psicología social, Psicología y cultura
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageShare on TumblrDigg thisShare on YummlyEmail this to someone

¿Qué rasgos tiene una persona que marca influencia en los demás? ¿Rendirías mejor bajo el mandato de un líder autocrático o democrático? ¿Cuál será más eficaz?

 

La mañana del 30 de enero del año 1956 la casa de Martin Luther King Jr fue atacada con bombas estando en ella su mujer y su hija de, tan sólo, 9 semanas de edad. Tras el estallido de la bomba, acudieron varios miembros de la policía y el alcalde. Además, una multitud de personas negras enfadadas por tal macabro suceso se concentraron en el lugar de la explosión. Iban armados, preparados para hacer frente a los culpables. Sin embargo, King salió hacia la puerta y pidió a los que allí acudieron en busca de los responsables, que adoptaran la doctrina de la no violencia. Los allí reunidos se fueron dispersando de manera pacífica pero, ¿por qué ese grupo tan amplio de personas, enfurecidas por el daño que habían provocado a King, le hizo caso?

Liderazgo

En los distintos grupos de los que formamos parte, ya sean grandes o pequeños, algunas personas poseen un mayor poder e influencia en el resto. Aquel que asume dicha posición de importancia en el grupo normalmente es identificado como el líder.

El concepto de liderazgo envuelve una compleja maraña de cuestiones y planteamientos. Uno de los temas más explorados desde la psicología en relación al liderazgo tiene que ver con cómo se percibe a los líderes así como las funciones y conductas de liderazgo, con el fin de saber que hace un líder dentro del grupo y, además, que hace por el grupo.

Se destaca el estudio llevado a cabo en la Universidad Estatal de Ohio. En la fase de investigación, los autores Halpin y Winer les pidieron a los participantes que escribiesen las características que considerasen más importantes de un líder. Las que se anotaron un mayor número de veces fueron “consideración” y “estructura de inicio”. La primera tiene que ver con “fomentar la confianza”, “comenzar a hablar”, o “explicar las acciones que hay que llevar a cabo”. La segunda, es decir, “estructura de inicio”, está relacionada con “dirigir las acciones” o “planificación grupal”.

Diferentes estudios dentro de la psicología social señalan la dificultad del líder al valorar la ejecución de los empleados al mismo tiempo que interesarse por el plano afectivo de los mismos. Esta dualidad del liderazgo y la presión de involucrarse a la misma vez en el desempeño de las tareas y en los sentimientos de los trabajadores que las llevan a cabo, a menudo desembocan en ineficacia por parte del líder. Por este motivo, y como apuntaron Bales y Slater, en los grandes grupos existen dos líderes: uno encargado de los asuntos relacionados con la tarea, y el otro involucrado en los sentimientos de los individuos.

 

¿Cómo se forma un líder?

A lo largo de la historia son muchos los líderes que han sido destacados y que lo son cada día. Esto ha permitido el estudio de ciertos rasgos comunes entre ellos. Pese a que no todos los líderes presentan cada una de las siguientes características, se señalan como las más frecuentes y necesarias para dirigir un grupo:

  • Vigor. La eficacia en el desarrollo de las diferentes actividades así como el desprendimiento de fortaleza.
  • Inteligencia. Poder comprender diferentes asuntos aunque sean complejos y hacerse entender, demostrando diversas competencias.
  • Elocuencia. Relevancia de la capacidad verbal como determinante de liderazgo.
  • Iniciativa y motivación. Llevar a cabo diferentes planes de acción y contagiar el propio interés. Relacionado esto con el entusiasmo, es decir, ser capaz de transmitir el deseo de estar en el poder.
  • Carisma. Describe la capacidad para atraer a los seguidores.
  • Digno de confianza. Fundamental para que los individuos lleven a cabo las políticas establecidas.
  • Empatía. Poder conectar con los miembros del grupo en el terreno emocional.
  • Sociabilidad. Ser capaz de relacionarse con diferentes tipos de personas. Esta característica está vinculada también con la capacidad de contacto con otros y la extroversión.
  • Disposición de ayuda. Estar dispuesto a interactuar y proporcionar asistencia en caso de ser necesario.
  • Asunción de responsabilidad. Un comportamiento esencial en un líder eficaz es saber asumir responsabilidades por aquello que ocurra en el grupo incluso si no es una exigencia en su posición de líder.
  • Confianza en sí mismo. Transmitir fortaleza y validar las propias capacidades.
  • Saber organizar. Tener capacidades organizativas así como mostrar flexibilidad ante cambios que puedan surgir.
  • Vigilancia. Estar atento a los distintos planes de acción, teniendo un conocimiento explícito de lo que se lleve a cabo.
  • Amabilidad. Si los miembros del grupo sienten que son respetados, y el ambiente es distendido, la motivación de los seguidores porque esa persona continúe en el poder será mayor.

Además de poseer ciertas características esenciales para el desempeño del papel de líder, también son muy importantes los factores situacionales. Es decir, la necesidad en cierto momento para un grupo de personas de acudir a un individuo que pueda satisfacer las demandas que requiera la situación específica.  

Algunos historiadores y psicólogos afirman que si Alemania no hubiese sido declarada como perdedora en la Gran Guerra, posiblemente Adolf Hitler, con sus ideas y mandatos, habría sido encarcelado o internado en una institución psiquiátrica. Es decir, no solo son necesarios una serie de rasgos para llegar a ser líder -siendo así, habría más de los que hay actualmente-, sino que además es importante que se den una serie de circunstancias situacionales. Por este motivo, las necesidades de los propios seguidores y las demandas del grupo influyen también en la formación del líder.

 

¿Cómo es un líder eficaz?

A menudo los líderes se preguntan cuál será la manera más eficaz de liderar estando en el poder. Los estilos que se destacan con mayor frecuencia son los autocráticos y los democráticos. Algunos psicólogos sociales han llevado a cabo investigaciones para medir cual es el estilo más eficaz.

Por ejemplo, en uno de estos experimentos, se formó a los líderes en los distintos estilos definidos y los alumnos fueron rotando cada 6 semanas llegando a estar bajo la dirección de los tres tipos de líderes.

El autocrático establecía los protocolos a seguir del grupo, se encargaba de definir todos los pasos a llevar a cabo y las diferentes técnicas a utilizar e, incluso, eligiendo los grupos de trabajo. Por otro lado, el encargado democrático autorizó que cada grupo definiera el protocolo a seguir. Su manera de dirigirse a los subordinados era, mayormente, desde las sugerencias en lugar de las órdenes.

Al final del estudio se encontró que los muchachos que habían estado bajo el líder autoritario manifestaban unos niveles mayores de hostilidad y agresividad frente a los que estaban con el líder democrático. De hecho, el trabajo fue de mayor calidad con el segundo tipo de líder. Además, observaron que cuando el líder autoritario abandona el grupo, los individuos dejaban de trabajar. Sin embargo, no ocurría lo mismo bajo la dirección del otro tipo de líder ya que los muchachos seguían trabajando pese a que este no estuviera presente. Las complicaciones que fueron aplicadas, como parte del experimento, perturbaron al grupo dirigido por el líder autoritario pero los que estaban bajo el poder del líder democrático, toleraron en mejor medida estas frustraciones.

Se da también, esta situación, en grupos de adultos, pese a que los niveles de productividad (en términos de cantidad de trabajo realizado) sean mayor estando bajo el mandato de un líder autocrático, la calidad del trabajo frecuentemente es mejor al tener un jefe del otro estilo.

Esto no solo ocurre en los trabajos, sino también con otros líderes en los diferentes grupos a los que pertenecen los miembros al vivir en sociedad (políticos, influencers, presidentes en asociaciones, etc.).

Sin embargo, y como se mencionaba anteriormente, es muy importante los factores situacionales y ambientales que esté viviendo el grupo. Por ejemplo, la época de la Historia o las maneras de vincular de cada individuo. Y tú, ¿qué tipo de líder prefieres?

Natalia Correa Flores

Referencias:

De Castro Aguirre, C. (n.d.). Perspectivas Psicológicas del líder. Revista de Educación-Estudios. Recuperado el 14 de noviembre de 2017 del sitio web: https://www.mecd.gob.es/dctm/revista-de-educacion/1961-140/1961re140estudios03.pdf?documentId=0901e72b8188b4a3

Mas-historia.blogspot.com.es. (2015). MARTIN LUTHER KING. [online]. Recuperado el 13 de Noviembre de 2017, del sitio web: http://mas-historia.blogspot.com.es/2011/05/martin-luther-king.html ç

Mora Larch, F. (2012). Psicología social y liderazgo.. [online] Academia.edu. Recuperado el 13 de noviembre de 2017 del sitio web: http://www.academia.edu/7612980/Psicología_social_y_liderazgo

Worchel, S., Cooper, J., Goethals, G. R., & Olson, J.M. (2003). Psicología Social.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageShare on TumblrDigg thisShare on YummlyEmail this to someone

2 thoughts on “¿Cómo es un líder eficaz?

    1. Buenos días, Pedro:
      Queremos agradecerte tu participación en el blog. Nos alegra que te haya resultado útil. Te animamos a que puedas seguir leyendo otros artículos publicados en nuestro blog.

      Saludos,
      Equipo Aesthesis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *