Efectos negativos del Tabaco para la Salud Física… y la Salud Emocional

Posted on Posted in Adicciones

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año fallecen en el mundo más de 7 millones de personas a causa del tabaco. De esta cifra, 6 millones son consumidores del producto pero casi un millón de personas son fumadoras pasivas, es decir, personas que están expuestas al humo de tabaco que fuman otros. A pesar de estas impactantes cifras, son muchas las personas que siguen fumando cada día. Por todo ello, cabe preguntarse ¿cómo afecta el tabaco a nuestro organismo?, ¿fumar tabaco también tiene consecuencias a nivel emocional?

A qué nos referimos cuando hablamos de “tabaco”

Según indica la OMS: “Se denominan productos del tabaco los que están hechos total o parcialmente con tabaco, sean para fumar, chupar, masticar o esnifar”. Todos ellos contienen nicotina, un ingrediente psicoactivo que es tremendamente adictivo.

Pese a que el consumo de tabaco es uno uno de los principales factores de riesgo de múltiples enfermedades graves, como enfermedades pulmonares, cardiovasculares y diferentes tipos de cáncer (pulmón, garganta…), su consumo está muy extendido en todo el mundo. En los últimos años, son numerosos los países, especialmente los de occidente, que han elaborado leyes restrictivas sobre el tabaco, con el fin de reducir paulatinamente su consumo, pero aún, así los índices siguen mostrando cifras elevadas de consumo de tabaco.

¿Cuál es la situación actual del consumo de tabaco en España?

Según el último informe (datos 2017) del “Observatorio del Cáncer” de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el 22,7% de la población española fuma a diario, el 2,3 % fuma de forma ocasional y el 26,1 % se declara exfumador. La franja de edad con mayor número de fumadores es la de entre 25 y 34 años, y los nuevos fumadores se concentran especialmente entre los 15 y los 24 años. Los hombres fuman más que las mujeres, de cada diez fumadores, el 58,6 % son hombres y el 41,4 %, mujeres. La mayor concentración de fumadores se registra en las capas sociales con menos recursos, lo que conlleva que a más ingresos, menos prevalencia del tabaco. Por nivel de formación, las personas con un nivel de estudios medios (ESO o FP), son las que más tabaco consumen.

Como datos positivos, cabe destacar que se evidencia una tendencia a la baja en personas fumadores en los últimos cinco años, así como el aumento en casi un 37% de las personas que “nunca o casi nunca” están expuestas al humo del tabaco, siendo los más beneficiados, los menores.

Como ya se conoce, el consumo de tabaco produce efectos devastadores en el organismo. Por ello, cada vez se toman más medidas para concienciar a la sociedad sobre los peligros de esta adicción y los efectos en la salud física y psicológica. Ejemplo de ello son la Ley Antitabaco de 2011 o las diferentes campañas con imágenes agresivas en las cajetillas de tabaco. 

Efectos negativos del tabaco sobre la salud física

Es de gran importancia destacar las nefastas consecuencias que el tabaco provoca en la salud física, ya que el hecho de tener presente los perjuicios causados por el tabaquismo podría ayudar tanto a aquellos que contemplen la opción de dejar de fumar como a los que estén en los inicios, así como desanimar a los que no hayan fumado nunca. Mencionamos a continuación los principales riesgos del tabaco para la salud.

Es la causa principal de cáncer y de muerte por cáncer. Aunque los cánceres que más se relacionan con el consumo de tabaco son los de pulmón, esófago, laringe, garganta y boca, otros órganos y partes del cuerpo se ven afectados también por esta sustancia. Algunos de ellos son nariz, riñón, vejiga, hígado, páncreas, estómago, cuello uterino o cérvix, colon y recto. Además, puede producir leucemia mieloide aguda.

Es un factor de riesgo cardiovascular. El consumo habitual de tabaco favorece la aparición de coágulos sanguíneos y debilita las paredes de los vasos sanguíneos en el cerebro, esto puede dar lugar a un accidente cerebrovascular. Los coágulos también pueden formarse en las piernas y viajar a los pulmones. Además, se incrementa la probabilidad de experimentar arteriopatía coronaria (angina y/o ataques cardíacos), hipertensión arterial temporal y problemas con el flujo sanguíneo tanto en las piernas como, en el caso de los hombres, en el pene, lo que provocaría problemas de erección. Por otro lado, en aquellos que fuman resulta más complicada la cicatrización después de una herida.

Provoca efectos nocivos en la mucosa oral. El contacto directo entre el calor generado por la combustión del cigarrillo y la  mucosa oral produce gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis (inflamación del periodonto).

Problemas de concepción, de embarazo y perinatales. Las mujeres fumadoras pueden encontrar mayor dificultad ante la búsqueda de quedarse embarazadas que aquellas que no fuman. Por otro lado, también existen efectos nocivos después de la concepción, es decir, una mujer que fuma mientras está embarazada tiene mayor riesgo de sufrir abortos, embarazo extrauterino, tener un bebé prematuro y/o con bajo peso al nacer. Existe también una mayor probabilidad de que el bebé nazca con labio leporino o paladar hendido. Asimismo, fumando durante y después del embarazo, se incrementa el riesgo de que el bebé muera debido al síndrome de muerte súbita del lactante. Además, el hábito tabáquico afecta a la esterilidad masculina ya que el consumo de tabaco daña la calidad de los espermatozoides, disminuyendo además, en algunos casos, la producción de los mismos.

Problemas en el aparato respiratorio. Se acrecienta el riesgo de padecer bronquitis crónica, tumefacción en el tejido pulmonar, celular o en la piel, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, úlcera péptica y complicaciones en los casos de asma.

Problemas en la piel. La exposición a las sustancias químicas del tabaco produce arrugas prematuras en la piel, el envejecimiento de la piel se acelera notablemente. 

Pérdida de visión. El tabaco también ataca a la visión, y es que las personas fumadoras tienen más probabilidades de experimentar degeneración macular que aquellos que no lo son.

Mayor propensión a otro tipo de padecimientos. Se ha encontrado un mayor índice de propensión ante ciertas enfermedades como, por ejemplo, úlcera de estómago en personas fumadoras. Asimismo, se registra también una menor inmunidad ante enfermedades infecciosas.

Y a nivel emocional… ¿tiene consecuencias el tabaquismo?

Como cabe imaginarse, la salud física va muy ligada a la salud psicológica, es por ello que el tabaco también acarrea importantes consecuencias emocionales. Esto sucede no sólo como consecuencia de los efectos del tabaco a nivel físico, sino también por la propia condición de adicción que supone el tabaquismo a nivel mental. Algunas de estas consecuencias emocionales son:

Hombre fumando bajo la lluvia

Mayor probabilidad en el riesgo de sufrir depresión. Es una idea errónea pensar que el tabaco tiene una relación directamente relacionada con un mejor estado de ánimo. De hecho, tal y como señalan diferentes investigadores, se da más bien la relación contraria. Los hallazgos encontrados en los diferentes estudios científicos coinciden en que el hábito tabáquico aumenta el riesgo de padecer depresión. El hecho de que los fumadores “se calmen” ante situaciones estresantes durante el consumo de un cigarrillo, no es resultado de una relación directa entre fumar y mejora del estado anímico, sino que se debe a que lo que realmente “se calma” son los efectos del síndrome de abstinencia provocado por la adicción. Dicho de otro modo, una persona no fumadora ante una situación estresante no se calmaría con el acto de fumar un cigarrillo dado que no tiene este efecto el tabaco.

Consecuencias emocionales relacionadas con los efectos negativos del tabaco para la salud. Teniendo en cuenta todos los efectos que provoca el tabaco desde una perspectiva holística, contemplado como “un todo”, los efectos físicos nocivos del tabaco afectan a las emocionales y viceversa. Así, una persona que experimente problemas respiratorios o de esterilidad causados por el tabaco, es probable que experimente cambios en su estado de ánimo debido a ello, y que trate de hacer cambios en lo que a su adicción se refiere. Pero no es necesario padecer una enfermedad concreta, se pueden experimentar cambios físicos producidos por consumir tabaco, como notar menor capacidad o mayor cansancio ante la práctica de ejercicio físico, o simplemente en las actividades del día a día, provocando este hecho frustración o tristeza.

En el sentido opuesto, sufrir por ejemplo un hecho traumático, una rotura amorosa o el fallecimiento de un ser querido, genera un estado emocional que induce a un mayor consumo de tabaco; o incluso a volver a fumar en aquellos que los han dejado. La terapia psicológica puede ayudar mucho en todos los casos, tanto a dejar de fumar para evitar un deterioro de la salud, como para evitar volver a fumar o aumentar el consumo cuando se pasa por un mal momento emocional. 

Pérdida de control. Aunque muchos fumadores expresan que “les encanta fumar” y que “disfrutan fumando”, un alto porcentaje de los que se sienten identificados con estas palabras admite también sentir cierta privación de libertad, en el sentido de la pérdida de control de uno mismo que supone una adicción en la vida. Su equilibrio interior puede verse afectado por no ser capaz de controlarse cuando le apetece un cigarrillo. 

Decepción con uno mismo. Pese a que algunos fumadores deciden fumar deliberadamente, en muchos otros casos es la presión social a la que se ven sometidos, sobre todo algunos adolescentes, la que impulsa a llevar a cabo esta conducta. Por ello, determinados fumadores sienten decepción al reconocer que hubiesen preferido enfrentarse a tal presión pero que no lo hicieron en ese momento. También es muy relevante la relación entre la decepción y los fracasos en el proceso de dejar de fumar.

Sentimiento de aislamiento. Cada día, las campañas de concientización en contra del tabaco son más impactantes. Además, afortunadamente ha cambiado mucho la situación en nuestro país. Antes, era frecuente ir a un bar y que estuviese lleno de humo. Sin embargo, ahora está prohibido fumar en los bares que no tengan una parte habilitada en el exterior. En algunos casos, aquel que quiere fumar ha de salirse del sitio en el que esté: restaurante, puesto de trabajo, casa de invitados… sin importar las condiciones climatológicas que haya fuera. Si bien es cierto que algunas personas consideran este momento “agradable”, es decir, dejar el sitio en el que estén en ese momento para salir a fumar un cigarro, otros fumadores expresan experimentar un sentimiento de aislamiento al decidir salir fuera sobre todo cuando se está disfrutando de una buena comida, conversación, música, etc.

Sentimiento de rechazo. En relación con el párrafo anterior, puede ser habitual entre algunos fumadores sentirse rechazados ante ciertos planes o determinadas situaciones. Por ejemplo, acudir a casa de amigos y que no puedas fumar dentro o encontrar complicaciones a la hora de buscar piso para compartir, como en aquellos en los que no fumar es un requisito.

El tabaco como generador de conflictos. El hecho de fumar, en algunas ocasiones, es motivo de conflictos entre el fumador y alguna persona importante de su círculo, como puede ser la pareja, los padres, los hermanos, amigos cercanos…que estén en desacuerdo con este hábito y que teman por la salud de su allegado. Este tipo de discusiones, con el tabaco como detonante, pueden generar malestar en el fumador.

Como se ha puesto de manifiesto, son muchos los efectos negativos que entraña el tabaco, y merece la pena, sin duda alguna, dejar este pernicioso hábito. Animamos a todas aquellas personas que fuman a que se planteen dejarlo, que busquen ayuda en caso de necesitarla y luchen para acabar con su adicción. Desde Centro Aesthesis, nos comprometemos a acompañaros en este proceso si así lo deseáis.
“El hábito es más fuerte que la razón”
George Santayana (1863-1952) Filósofo, ensayista, poeta y novelista hispano-estadounidense.

 

Natalia Correa Flores, Psicologa en Aesthesis – Psicólogos Madrid
Referencias

Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). El 25% de la población española sigue fumando. Nota de prensa recuperada el 31 de mayo de 2018 de: https://www.aecc.es/es/actualidad 

Drugabuse.gov. (2010). ¿Cuáles son los riesgos de fumar durante el embarazo?. National Institute on Drug Abuse. Recuperado el 17 de mayo de 2017 del sitio web: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/adiccion-al-tabaco/cuales-son-los-riesgos-de-fumar-durante-el-embarazo

La Vanguardia. (2018). 6 de cada 10 españoles en contra de que se fume en piscinas y estadios de fútbol. Recuperado el 23 de mayo de 2018 del sitio web: http://www.lavanguardia.com/vida/20180522/443765699573/6-de-cada-10-espanoles-en-contra-de-que-se-fume-en-piscinas-y-estadios-futbol.html

National Cancer Institute. (2014). Perjuicios por fumar cigarrillos y beneficios para la salud al dejar el hábito. Recuperado el 16 de mayo de 2017 del sitio web: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/tabaco/hoja-informativa-dejar-de-fumar#q2

Organización Mundial de la Salud. (2017). Tabaco. Recuperado el 16 de mayo de 2017 del sitio web: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/

Salud180 El estilo de vida saludable. (n.d.). 5 efectos nocivos del tabaco en la salud. Salud180. Recuperado el 17 de mayo de 2016 del sitio web: http://www.salud180.com/jovenes/5-efectos-nocivos-del-tabaco-en-la-salud

Youbioit.com. (2014). Efectos del tabaco | YouBioit.com. Recuperado el 16 d mayo de 2017 del sitio web: https://www.youbioit.com/es/article/shared-information/23741/efectos-del-tabaco

Zieve, D. (2016). Riesgos del tabaco: MedlinePlus enciclopedia médica.Medlineplus.gov. Recuperado el 18 de mayo de 1016 del sitio web: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002032.html

2 thoughts on “Efectos negativos del Tabaco para la Salud Física… y la Salud Emocional

  1. ¡Qué post más interesante! Nos ha gustado mucho que deis a conocer los efectos nocivos de fumar, ya que así podemos conseguir concienciar a cuanta más gente mejor. Coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco, nosotros también quisimos dedicarle un espacio en nuestro blog –Enciasgum-, y proporcionamos varios consejos para superar la ansiedad que genera dejar de fumar. Nos gustaría mucho que le echarais un vistazo al post y nos dierais vuestra opinión. Os dejamos el link por si os animáis a pasaros: http://www.enciasgum.es/como-controlar-la-ansiedad-al-dejar-de-fumar/

    1. Buenas tardes, Berta:
      En primer lugar, os agradecemos vuestra participación en el blog. Nos alegra que os haya gustado el contenido del post. Coincidimos con vosotros en la importancia de concienciar a cuanta más gente mejor debido a la problemática tan grande que supone para muchas personas tanto a nivel físico como emocional.
      Por supuesto le echaremos un vistazo a vuestro post.
      Saludos,
      Equipo Aesthesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *