La corrupción desde la psicología social

Posted on Posted in Psicología social

imagen-corrupcion-psicologia-social

En los últimos días nuestras pantallas se han visto inundadas por un nuevo caso de corrupción, que en esta ocasión tiene repercusión internacional: Los papeles de Panamá . Los numerosos casos de corrupción que se han ido destapando se han convertido en algo ya común en nuestras vidas, y por ello, podemos preguntarnos:

¿Por qué los que tienen mucho siempre quieren más?

La respuesta a esta pregunta no es sencilla.

En primer lugar, habría que hablar del momento histórico en el que nos encontramos y las sociedades en las que nos movemos. Vivimos en la época de la Posmodernidad , en nuestra sociedad impera la imagen por encima de todo y nos vemos a través de los ojos de los demás. Nos sentimos reconocidos y obtenemos estatus cuando los demás conocen lo que tenemos. La tecnología y las redes sociales han favorecido que esto ocurra y de ahí, la necesidad de muchas personas de mostrar lo que tienen en redes sociales como Instagram o Facebook.

Por otra parte, ha tenido lugar una progresiva pérdida de valores, entre ellos, la honestidad, el honor, etc. En épocas anteriores la honradez, por ejemplo, era muy importante, las personas honradas eran modelos a seguir y se obtenía prestigio o estatus cuando se era “buena persona”, todo ello era favorecido por la religión, que en ese momento tenía mucha relevancia en el día a día de las personas. Ahora ya no nos guiamos por los valores que promueven la Iglesia o la religión. Hemos pasado a otra etapa y al no aceptar o adquirir estos valores como propios, nos sentimos vacíos, y de alguna manera lo “compensamos” con el consumo y el poseer. Ya no obtenemos prestigio o estatus por ser una buena persona, las personas honradas no son nuestros modelos, lo son aquellas que poseen cosas, que consumen, que “van a la última”.

imagen-corrupcion-psicologia-social2

Además, los objetos pierden su valía de forma rápida y dejamos de dar importancia a la calidad o la utilidad de aquello que tenemos, dándosela a la cantidad de cosas que poseemos.

Todo ello propicia que tratemos de tener todo a cualquier coste, sea cual sea el medio para conseguirlo, aunque este no sea honesto. Como decía Maquiavelo: “El fin justifica los medios”.

Es evidente que no se puede usar todo lo que se posee, viéndose esta situación con claridad en las personas involucradas en casos de corrupción, las cuales no utilizan todo lo que poseen (coches de lujo, chalets, etc.). Teniendo como prioridad el poseer y enseñar en vez de la utilidad o el beneficio que aporta.

Rosa I. Hidalgo-Barquero Torres. Psicóloga col. M-29702.

También te puede interesar...

3 thoughts on “La corrupción desde la psicología social

  1. Nuestra sociedad sufre cada día mas y mas. Y se ven afectados mas aun nuestros pequeñito esa mini_sociedad que va en aumento aprendiendo lo perjudicial y lo superficial de la vida y para empeorar las cosas las personas que deberían ser el modelo son los que están favoreciendo aun mas a esta situación imperante.
    Ya basta de tanta corrupción.

    1. Buenos días, Paola.

      En primer lugar nos gustaría agradecer tu opinión en el blog. Opinión que, además, compartimos contigo. Es muy importante acabar con tanta corrupción aunque cada vez se convierte en una tarea más difícil dado el elevado número de casos que escuchamos sobre nuestra sociedad.

      Un saludo,

      Equipo Aesthesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *