Las Fases del Sueño y sus características

Posted on Posted in Bienestar

Cuando dormimos, a lo largo de la noche pasamos por las distintas Fases del Sueño, que van desde el sueño más ligero al más profundo… ¿Qué se sabe de ellas? 

las fases del sueño, psicología, chica durmiendo

¿Qué son los sueños?

Los sueños son experiencias subjetivas, imaginativas, en las que percibimos imágenes, sonidos, olores, sensaciones… casi como si fueran reales mientras estamos dormidos. Soñar es un fenómeno común a todas las personas, con independencia su edad, raza o etnia, sexo, religión, nacionalidad… todos soñamos.

Existen múltiples creencias e interpretaciones en torno a los sueños, dado que han suscitado gran interés desde épocas remotas. Así, a lo largo de la historia, los sueños han sido un fenómeno muy estudiado, y su interpretación ha sido fuente de orientación, profecías, inspiración, predicciones e incluso resolución de problemas. De hecho hoy en día no es raro escuchar la típica expresión “lo consultaré con la almohada”, cuando hay que tomar una decisión.

Fases del Sueño

En el ámbito fisiológico, más terrenal, las últimas investigaciones indican que pasamos por diferentes etapas mientras dormimos, la de sueño más profundo se denomina REM (Rapid Eye Movement, Movimiento Rápido de Ojos) y se caracteriza por la presencia de una elevada actividad cerebral, que puede resultar visible por movimientos oculares rápidos y constantes. En base a esta etapa, se establecen 5 fases que nos van llevando del sueño más ligero al más profundo, las cuatro primeras fases forman parte de la “Etapa No REM”, y la quinta fase es la “Etapa REM” en sí misma.  Un ciclo de sueño completo, con las 5 fases, dura aproximadamente 90 minutos y a lo largo de la noche se dan varios. Analizamos más en detalle cada una de las fases:

Fase I – Sueño ligero: Transición entre la vigilia y el sueño

Consta de un sueño muy ligero, que se produce cuando cerramos los ojos y comenzamos a sentir una sensación de adormecimiento. En esta fase estamos aún conscientes y somos capaces de reaccionar ante estímulos del medio, siendo la actividad cerebral similar a la de cuando estamos despiertos. Es posible que experimentemos la llamada mioclonía del sueño o sacudida hípnica, que hace que tengamos la sensación de que nos caemos o nos tropezamos con algo. Esta fase constituye aproximadamente el 5% del sueño nocturno total, y no sólo aparece cuando nos estamos quedando dormidos, sino también entre los distintos ciclos completos de sueño.

Fase II – Sueño ligero: Fase preparatoria para el sueño conciliador

Tras la primera fase, si no hay interrupciones, entramos en una segunda fase, aún de sueño ligero pero en la que cada vez estamos más relajados y más desconectados del entorno. Tanto la actividad fisiológica como la muscular van disminuyendo progresivamente y se intensifica la desconexión con el entorno, de tal manera que poco a poco vamos cayendo en un sueño más profundo que dará entrada a las siguientes fases. Esta fase supone en torno a un 50% del sueño nocturno total.

Fases III y IV – Sueño profundo

En estas fases se produce el descanso reparador, hoy en día se suele hablar de forma conjunta de ellas, dado que no hay gran diferencia entre una y otra, más allá de que en la Fase IV el sueño es aún más profundo y de mayor duración. A nivel fisiológico se experimenta una actividad inhibitoria para evitar que nos despertemos. Estas etapas son muy importantes para la consolidación de la memoria y del aprendizaje. Aquí los sueños son más comunes que en las etapas anteriores, pero en la mayoría de los casos solo se recuerdan fragmentos de ellos o nada en absoluto. Muchas parasomnias se manifiestan en estas fases, así, es cuando se producen la mayor parte de los episodios de terrores nocturnos, sonambulismo, somniloquia (hablar dormido) y enuresis nocturna (incontinencia urinaria nocturna). Estas fases de sueño constituyen alrededor de un 20% del total.

Fase V: Fase REM

las fases del sueño y sus característicasEs la etapa del sueño en la que se produce mayor actividad cerebral, y en la que se registran rápidos movimientos oculares, a pesar de que estamos profundamente dormidos y en estado de total relajación físicamente, ya que tiene lugar una marcada pérdida del tono muscular que nos mantiene paralizados, con el fin de evitar que realicemos los movimientos que podemos estar efectuando en un sueño. Sin embargo, sí se da un incremento de la actividad fisiológica, aumentando la presión arterial, el ritmo cardiaco y el respiratorio. Es en esta fase en la que se producen la mayoría de los sueños, y también de las pesadillas, y en la que mayor capacidad de recuerdo de unos y otras tenemos. Esta fase constituye en torno a un 20-25% del sueño total, la proporción del sueño REM aumenta de forma progresiva a medida que transcurre la noche, lo que puede explicar la mayor presencia de sueños y su recuerdo en las horas que preceden al despertar.

En el plano científico, existe cierta controversia acerca de la función de la fase REM. En general, se cree que la fase de sueño REM es fundamental para el desarrollo cerebral, la consolidación de nuevos recuerdos y su integración con los ya existentes. Un argumento a favor de ello, es que los niños más pequeños, especialmente los de menos de dos años, pasan más de la mitad de su sueño en la etapa REM. En esta línea, se apunta a una notable contribución de la fase REM en los procesos de consolidación del aprendizaje y la memoria.

Algunos científicos consideran que el sueño REM desempeña un papel actuando sobre nuestros recuerdos, y contribuyendo a que nuestra mente se entrene en el enfrentamiento a distintas situaciones que nos suscitan ansiedad, pudiendo tener esto un efecto positivo sobre la superación de la misma. Esto es, los sueños nos podrían estar ayudando a identificar situaciones temidas o potencialmente problemáticas y a tratar de superarlas.

No obstante, también buena parte de la ciencia actual sostiene que todas estas teorías no están probadas científicamente, y que aún queda mucho por investigar y descubrir.

Lo que sí está claro es que el sueño es una función muy importante y necesaria para la supervivencia del ser humano, por lo que el déficit de sueño está relacionado con la existencia de problemas emocionales y fisiológicos. Esto puede provocar trastornos del sueño, que han de ser tratados por profesionales para mejorar la calidad del sueño. No dudes en consultarnos si tienes problemas relacionados con el suelo, nuestros especialistas pueden ayudarte a dormir mejor, y con ello, mejorar tu descanso diario. 
Pilar Martínez, Psicóloga en Aesthesis – Psicólogos Madrid.
Referencias:

Dormir (s.f.). Cómo tratar enfermedades y trastornos del sueño: insomnio, terrores nocturnos, somniloquia… Consejos para dormir. Recuperado el 19 de junio de 2018 del sitio web: http://dormir.org.es/fases-del-sueno

Rodríguez, J (2013). Los sueños y el inconsciente. La mente es maravillosa. Recuperado el 20 de junio de 2018 del sitio web: https://lamenteesmaravillosa.com/los-suenos-y-el-inconsciente/ 

Sanfeliciano, A. (2017). Las 5 fases del sueño. La mente es maravillosa. Recuperado el 19 de junio de 2018 del sitio web: https://lamenteesmaravillosa.com/las-5-fases-del-sueno/

Minenza, O. (s. f.). Fase REM del sueño: ¿qué es y por qué es fascinante? La mente es maravillosa. Recuperado el 19 de junio de 2018 del sitio web: https://psicologiaymente.com/neurociencias/fase-rem

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

One thought on “Las Fases del Sueño y sus características

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *