Maltrato en la vejez. Tipos y factores de riesgo

Posted on Posted in Psicología social

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 1 de cada 10 ancianos de la población mundial sufre algún tipo de maltrato. Esta terrible situación atenta contra la dignidad de la persona maltratada, pero, ¿sabemos qué tipos de maltratos a los ancianos son los más habituales?, ¿qué factores influyen en que se desencadenen estas situaciones?, ¿cómo se puede prevenir el maltrato en la vejez?

maltrato vejez, anciana triste

¿Qué se considera “maltrato en la vejez”?

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 15 de junio como el “Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez”, convirtiéndose esta fecha en una ocasión para hacer más visible esta dura realidad. Es un hecho que el maltrato en la vejez es un problema social que atenta contra los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo. Por ello, se trata de una problemática alarmante que requiere la actuación tanto de los gobiernos como de la ciudadanía.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el maltrato en la vejez se define como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza”. Apunta también la OMS que puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza en cuestiones económicas, y que también puede ser el resultado de la negligencia, sea esta intencional o no.

Es escasa la información sobre el alcance del maltrato en la población de edad avanzada, tan solo algunos países desarrollados disponen de cifras estimadas, no obstante, la OMS calcula que 1 de cada 10 personas mayores sufre maltrato en el mundo actualmente. Es muy probable que esta cifra no refleje la realidad, tal y como subraya la propia OMS, puesto que solo se notifica 1 de cada 24 casos de maltrato en la vejez, en parte porque los afectados suelen tener miedo de informar a sus familiares y amigos, o a las autoridades. Según afirma la OMS, el maltrato en la vejez sucede tanto en el ámbito privado como en establecimientos institucionales, considerando una proporción más elevada de personas maltratadas en estos últimos.

Debido al aislamiento que viven buena parte de las víctimas en esta población afectada de maltrato, en muchos casos se trata de una problemática muy difícil de detectar. Así, son numerosas las investigaciones que sugieren que el abuso, la negligencia y la violencia contra estas personas son mucho más frecuentes de lo que se reconoce.

Tipos de maltrato en la vejez

Es sabido que el maltrato, en cualquiera de sus formas, puede llegar a producir consecuencias físicas y psicológicas devastadoras a medio y largo plazo. Algo que no es tan conocido son las conductas que constituyen realmente situaciones de maltrato en la tercera edad.  Se detallan a continuación los tipos de maltrato que sufren con mayor frecuencia las personas en la vejez:

Maltrato físico. Es definido como el uso de la fuerza ejercida sobre la persona mayor que puede derivar en golpes, restricciones físicas, bofetadas, zarandeos, castigos físicos, empujones, quemaduras, ingesta forzada, heridas u otras lesiones que provocan dolor y/o incapacidad.

Abuso sexual.  Este tipo de abuso se caracteriza por el  contacto de naturaleza sexual no consentido. Puede manifestarse de forma explícita o de manera encubierta. Algunos ejemplos son insinuaciones, ciertos gestos y/o palabras, tocamientos, manoseos, exhibición de genitales, desnudez forzada, realización de fotografías impúdicas e incluso violación.

Negligencia y abandono. Llevar a cabo este comportamiento amenaza contra la salud de la persona cuidada. Envuelve una variedad de conductas como pueden ser deficiencias y/o irregularidades en la administración de comida, de fármacos prescritos por los profesionales de la salud, descuido en la higiene de la persona mayor, no facilitar asistencia médica en caso de ser necesario. En definitiva, el comportamiento negligente se traduce en un descuido de las necesidades básicas de la persona, ya sea de manera intencional por parte de la persona que cuida, ya sea no premeditada.

Abuso económico. Se trata de toda explotación, aprovechamiento o uso impropio de los bienes y enseres de la persona cuidada. Puede consistir en sustracción, falsificación de objetos y/o documentos, apropiación ilegal de bienes del otro… en algunos casos puede conllevar daños, forcejeo, sustracción, amenazas, etc.

Restricciones. Aunque en casos puntuales pueden llegar a ser necesarias por prescripción médica, se considera una forma de maltrato una aplicación inapropiada de las restricciones, ya sean contenciones físicas (cinturón abdominal, arnés, peto clip perineal, chalecos de sujeción para sillas de ruedas…) o contenciones químicas (llevadas a cabo mediante la administración de diversos fármacos, sedantes…). Las restricciones o contenciones se consideran una forma de maltrato en aquellos casos en los que el empleo de las mismas no es necesario y están limitando la libertad de la persona. Deben utilizarse únicamente bajo prescripción médica.

Maltrato psicológico. Consiste en provocar dolor emocional, malestar, pena o angustia a través de una serie de acciones que pueden ser verbales o no verbales. Se manifiesta con amenazas, castigos, humillaciones, coacciones, insultos, comportamiento menospreciativo, rechazo de opiniones y deseos, ridiculización, infantilización, ignorar a la persona, falta de respeto hacia sus opiniones, etc. Este tipo de acciones dañan gravemente la autoestima de la persona cuidada, pudiendo derivar en sentimientos de culpa e inseguridad, síntomas depresivos, ansiedad, despersonalización (se sienten extraños a sí mismos, a su cuerpo y al ambiente que los rodea), sensación de invasión de la intimidad, deterioro de la integridad y reforzamiento del aislamiento.

Auto-negligencia. En ocasiones, las personas de avanzada edad llevan a cabo comportamientos “auto-negligentes”. Esto se refiere a la conducta que amenaza contra la propia salud, seguridad o integridad de la persona a través del abandono o fracaso en el autocuidado, sin que esto suceda por tener una demencia u otra enfermedad mental grave que lo impida, sino más bien porque se sienten incapaces de afrontar las rutinas diarias.  

Factores de riesgo respecto al maltrato en la vejez

En general, la violencia suele ser el resultado de una combinación de interacciones individuales, relacionales y socialesculturales. Es por ello que son numerosos los factores que interactúan y confluyen en que se de una situación de maltrato en personas ancianas, siendo los factores de riesgo más frecuentes del maltrato en la vejez:

  • Factores Individuales

maltrato en la vejez, persona mayor tristeAlteraciones en el comportamiento psicológico. Cuando llegan a la tercera edad, hay personas que experimentan cambios bruscos en la conducta psicológica. Estos cambios comprenden conducta agresiva (física, verbal o psicológica), modificación de la personalidad, conducta demandante, invasiva, intolerancia a los cambios ambientales (casa/residencia desconocida para la persona), falta de aceptación de la situación de dependencia, etc. También es un factor de riesgo sufrir un trastorno psicopatológico cuando se llega a la vejez. 

Indefensión aprendida. Se trata de la situación, fruto del aprendizaje según su historia de vida, en la que el anciano no siente capacidad para defenderse ante las situaciones amenazantes. Es decir, existe una inhibición por parte de la persona maltratada en situaciones hostiles o dolorosas.

Carencia o falta de estimulación sensorial. Comprende la falta de audición, de visión, trastornos de habla o de comprensión.

Déficit neurocognitivo. Personas que sufren o comienzan a sufrir déficits de naturaleza cognitiva como la demencia o el alzheimer, deterioro del nivel de conciencia (delirium) o trastornos amnésicos (Psicosis de Korsakoff, traumatismos craneoencefálicos y amnesia global transitoria) .

El género. En diversos estudios se ha encontrado un mayor porcentaje de mujeres ancianas maltratadas que de hombres. 

Problemas físicos. Existe una gran diversidad de problemas físicos que van apareciendo en el adulto mayor y que pueden hacerlo más vulnerable. Algunos de los más comunes son la inmovilidad, incontinencia, insomnio (u otras alteraciones de sueño), hipertensión o úlceras.

Edad. También se han observado diferencias significativas en cuanto a la edad, según diversos estudios se produce un mayor riesgo de sufrir maltrato pasados los 75 años de edad.

  • Factores Relacionales

Vivienda compartida. Compartir la vivienda con familiares puede ser un factor de riesgo para el maltrato de las personas mayores, ya que en ocasiones son los cónyuges y/o los hijos adultos de las personas mayores los que perpetran los malos tratos.

Dependencia económica. En dos sentidos, cuando el agresor depende económicamente de la persona mayor o cuando es la persona mayor la que depende económicamente del agresor. En ambos caso aumenta el riesgo de maltrato.

Relaciones disfuncionales previas. En ocasiones, si hay antecedentes de relaciones familiares disfuncionales, especialmente en lo que a violencia se refiere, el riesgo de maltrato aumenta a medida que aumenta la dependencia de la persona mayor.

Sobrecarga en la mujer. Siendo la mujer la que en mayor medida se hace cargo del cuidado de personas mayores, con la incorporación de las mujeres al mundo laboral y la reducción de su tiempo disponible, atender a los parientes mayores puede suponer una pesada carga que incrementa el riesgo de maltrato.

Interdependencia. El grado de dependencia que experimenten cuidador-cuidado también puede repercutir, ya sea dependencia emocional, física, económica o de otro tipo.

Difícil relación intersubjetiva. Una compleja relación entre cuidador y persona cuidada puede propiciar un trato inadecuado por parte del cuidador.

  • Factores Socioculturales

Percepción negativa sobre la vejez. Representación de los ancianos como frágiles, débiles y dependientes, pensar que la opinión de las personas mayores carece de importancia, estereotipos y prejuicios, edadismo (discriminación por edad), etc.

Entorno familiar. Problemas como  el debilitamiento de los vínculos entre las generaciones de una misma familia, los conflictos que afectan a la distribución del poder y de los bienes materiales en las familias, la migración de las parejas jóvenes  que dejan a los padres ancianos solos.

Institucionales. Bajo nivel de atención sanitaria en el país de residencia, escasos servicios sociales para la tercera edad, centros asistenciales para las personas mayores inadecuados, personal de atención sanitaria mal formado, mal remunerado y soporta una carga de trabajo excesiva…

Económicos. La falta de fondos para pagar los cuidados, ya sea en el entorno familiar o en el ámbito institucional.

Factores de riesgo en el cuidador

También ha que contemplar en le maltrato en la vejez los factores de riesgo respecto a la persona o personas que cuidan al adulto mayor:

Falta de apoyo. Pertenecer a una unidad familiar con más de un miembro y que sea una única persona la que brinda los cuidados puede suponer una gran carga. Asimismo, en los casos en los que las personas maltratadas están institucionalizadas, el cuidador puede percibir falta de apoyo por parte de otros profesionales., además de la falta de los recursos necesarios para desarrollar su trabajo. 

Sentir insatisfacción personal. Si el cuidador siente que sus propias necesidades básicas personales no están cubiertas, o si no ha asumido adecuadamente experiencias traumáticas, puede enfocar su frustración en la persona mayor a la que cuida y ejercer maltrato.

Cambio en el ritmo de vida. En algunos casos, la vida de la persona que tiene que cuidar al adulto mayor experimenta cambios bruscos (horarios excesivos, abandono del trabajo formal, privación del periodo vacacional…) lo cual puede repercutir en el equilibrio emocional del cuidador y propiciar el maltrato. 

Conflicto familiar. Discusiones que pueden surgir en la unidad familiar entre el cuidador principal y otros miembros  de la familia debidas a la convivencia con el anciano.

Cansancio. La falta de descanso físico y emocional es uno de los factores de riesgo que más influyen con respecto al maltrato ejercido.

Estado emocional por el deterioro de la otra persona. Como se ha mencionado anteriormente, la personalidad del adulto mayor puede experimentar cambios bruscos con el paso del tiempo. Este hecho provoca tristeza, pero también enfado y frustración en el que cuidador, lo que puede propiciar el maltrato. 

Sufrir psicopatología o enfermedad física. Al igual que en el caso de los factores de riesgo en el anciano, en el caso del cuidador también es un factor de riesgo que este sufra alguna psicopatología o enfermedad física, siendo un posible elemento desencadenante de la conducta de maltrato.

Uso y/o abuso de alcohol u otras sustancias. El consumo prolongado de alcohol y otras sustancias produce efectos perjudiciales en el organismo, y también altera el estado psicológico, lo cual puede favorecer también que el cuidador maltrate al anciano cuidado. 

La importancia de la prevención

Es importante que las instituciones gubernamentales lleven a cabo campañas de sensibilización sobre esta problemática, enfocadas tanto para el público en general como específicamente para los profesionales sanitarios. También son necesarias políticas sobre la atención en residencias para definir y mejorar el nivel de la atención, así como intervenciones de apoyo a los cuidadores (gestión del estrés, programas de asistencia…). Asimismo, es primordial otorgar una buena formación a las personas que cuidan a nuestros ancianos, tanto en el ámbito profesional como particular.

prevención del maltrato en la vejez, manos unidas de un anciano y de una persona jovenEn el entorno familiar, se deben de implicar todos los miembros de la familia y abordar de manera conjunta la situación a la que se enfrentan el cuidador y la persona cuidada, con el fin de lograr minimizar los problemas que conlleva tener que hacerse cargo de una persona mayor. Acudir a un profesional de la psicología puede ayudar a mejorar el estado emocional del cuidador y de la persona cuidada, y derribar algunos muros que puedan dificultar el buen funcionamiento de tal relación. La terapia psicológica también puede ayudar  al resto de miembros de la familia a llevar mejor la situación, así como a concienciarse sobre la necesidad de su apoyo.

En general, todos podemos ayudar a mejorar esta situación prestando una mayor atención a los mayores que nos rodean, participando en programas de asistencia para reducir la soledad a la que se enfrentan estas personas, y brindándoles el cariño que necesitan y merecen. Es importante destacar de nuevo que el maltrato en la vejez es una problemática difícil de detectar, por lo que es importante involucrarse y denunciar el maltrato a una persona mayor si se detecta. El aislamiento y algunos otros factores previamente abordados dificultan que la persona anciana denuncie por sí misma. 

En Aesthesis, desde nuestra posición como centro sanitario, alentamos, defendemos y promovemos el buen trato a los ancianos y mostramos nuestra firme oposición al sufrimiento, abuso y maltrato infligido a las personas mayores. ¡DENUNCIA!

Al conmemorar el Día de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, reafirmamos, en conjunto, que los derechos humanos de las personas mayores son tan absolutos como los de todos los seres humanos 
Ban Ki-moon (Eumseong, 13-06-1944) Ex-secretario General de la ONU
Natalia Correa Flores, psicóloga en Centro Aesthesis – Psicólogos Madrid
Referencias:

Organización Mundial de la Salud (s.f.). El maltrato a los ancianos. Recuperado el 10 de junio de 2018 del sitio web: http://www.who.int/ageing/projects/elder_abuse/es/

Organización Mundial de la Salud (s.f.). Maltrato de las personas mayores. Recuperado el 10 de junio de 2018 del sitio web: http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/elder-abuse

Manual MSD versión para profesionales (2017). Abuso de ancianos – Geriatría – Manual MSD versión para profesionales. Recuperado el 5 de junio de 2017 del sitio web: https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/geriatr%C3%ADa/abuso-de-ancianos/abuso-de-ancianos#v1152311_es

También te puede interesar...

One thought on “Maltrato en la vejez. Tipos y factores de riesgo

  1. Esta muy bien su comentario y que bueno que una organización mundial pueda hacer algo por estas personas indefensas, pero también existe un problema muy grande lo digo por mi yo padezco TOC, mi miedo es a la contaminación trabajé hace muchos años en un hospital en la ropería en mi trabajo vi muchas cosas mal hechas y me traume y me quedaron secuelas que ahora me afecta, tengo unos suegros que nunca por lo regular se lavan las manos ellos aún están bien de su mente y he tenido problemas por ello con ellos dicen que el escrúpulo es el malo pero entonces con que confianza puedo convivir con ellos, sus actos me afectan cada día más, lo mío no es físico sino me afectan mi mente por eso, no puedo hacer nada porque cada persona es responsable de sus actos, debería haber una ley o protección a personas como yo, que solo quieren salir de ese hoyo en el que me encuentro, así como se protege a estas personas, haber si me hice comprender..
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *