Niños ¿genios?

Posted on Posted in Psicología Infantil

Tener alta capacidad no significa ser ingeniero nuclear o el próximo descubridor de la vacuna contra el Cáncer; significa que el funcionamiento del sistema cognitivo es más rápido, que la capacidad de aprendizaje es mayor, diferencia debida al proceso neurobiológico.

Niño estudiando.

Podemos definir la inteligencia como la capacidad que nos permite resolver problemas, aprender de la experiencia y adaptarnos a situaciones nuevas. Tradicionalmente se entiende en términos de Cociente Intelectual (CI), es el resultado o puntuación obtenida a partir de un test estandarizado, la media de cociente intelectual en la población general está entre los 90 y 110 puntos, aunque está aumentando generacionalmente. A partir de los 15 puntos de desviación respecto de esta media hablaríamos de situaciones especiales: superdotación (si es de 120  en adelante) o discapacidad intelectual (si es por debajo de los 80 puntos).

En la actualidad han cambiado los paradigmas con los que entender la inteligencia y por tanto ya no se entiende como algo estático sino como un una elemento dinámico que se puede entrenar y incrementar. La teorías de la inteligencia emocional de Salovey y Mayer, divulgada por Goleman, y la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner han cobrado protagonismo en los diferentes debates científicos conceptualizando la inteligencia como un conjunto de capacidades que engloban lo emocional, el movimiento o actividad física, lo verbal, lo artístico…

¿Que es la alta capacidad?

Según la Organización Mundial Salud (OMS) los niños con altas capacidades son aquellos que tienen un CI total de 130 puntos o más en los test de inteligencia, esto quiere decir, que tienen un funcionamiento superior en diversas áreas, entre ellas por ejemplo, son superiores a los niños de su edad en cuanto al razonamiento y procesamiento de la información y la velocidad de dicho procesamiento. Podríamos decir que estos niños son una excepcionalidad en todas los ámbitos. La alta capacidad engloba un alto nivel de competencia e inteligencia, el talento, la creatividad, alto compromiso con la tarea y la precocidad intelectual. En resumen, supone poseer unas aptitudes específicas extraordinarias y unas características de personalidad determinadas.

Podemos comparar la inteligencia con una habitación, cada uno tenemos la que nos ha tocado: más grande o más pequeña. Sin embargo hay verdaderos genios del espacio, gente que hace maravillas, capaz de encontrar la manera de almacenar un gran número de cosas en un espacio ínfimo y otros capaces de desaprovechar verdaderos salones de baile.

Con la inteligencia ocurre lo mismo, el CI es la habitación que nos ha tocado, que tengamos una más grande, sólo implica que tengamos más espacio de almacenaje, pero podemos hacer verdadera magia para que entren “las cosas” en un espacio más reducido.

Para saber aprovechar el espacio nos deben enseñar, pues no es nada fácil. La información hay que ordenarla, separarla, organizarla y, sobretodo, lo más importante saber dónde está.

Los niños con alta capacidad tienen una habitación muy grande pero muchas veces es tan grande que se sienten perdidos, confusos, sin saber qué pueden hacer con ella. Enseñarles  estrategias les será de gran utilidad para su desarrollo y, además, se sentirán comprendidos y apoyados.

Niño pequeño leyendo un libro.

¿Cómo son los niños con altas capacidades?

Entre sus peculiaridades encontramos:

  • Tienen baja tolerancia a la frustración.
  • Cuestionan la autoridad y las normas, si no están suficientemente razonada
  • Padecen hipersensibilidad sensorial ( son especialmente sensibles a determinados estímulos del ambiente).
  • En ocasiones, son niños muy movidos, con exceso de energía y difícil de cansar, siendo muy frecuente el diagnóstico erróneo de Trastorno Déficit Atención e Hiperactividad (TDHA).
  • Se preocupan por aspectos relacionados con la existencia antes que a niños de su edad, mostrando interés por cosas como el sentido de la vida, Dios, la muerte, el cosmos…
  • Poseen una memoria prodigiosa.
  • Aprenden a leer muy temprano y de manera autodidacta.
  • Utilizan un vocabulario amplio y preciso, comparable a la de un adulto.
  • Prefieren juegos como los puzles o legos, que requieran pensar y razonar.
  • Son competitivos, perfeccionistas y autocríticos.
  • Suelen distraerse con facilidad.
  • Son niños muy curiosos.
  • Poseen una imaginación extraordinaria.

Niña jugando con Scrabbel gigante

¿Qué debemos saber de la alta capacidad como padres?

Los niños con alta capacidad aprenden de manera diferente y se caracterizan por tener un elevado número de recursos en todas las áreas intelectuales . Ser un niño alta capacidad es una manera de estar en el mundo, una forma de ser inteligente que conlleva un modo atípico de funcionamiento intelectual, así como, una activación de recursos cognitivos cuyas bases cerebrales son diferentes  y cuya organización muestra particularidades.

Estos niños son inteligentes, maduros, comprensivos pero no por ello dejan de tener las mismas necesidades afectivas que otros de su edad.

Algunos consejos que pueden ser útiles para los padres son:

  • Aprovechar su potencial de aprendizaje es positivo y podemos estimularlo, sin embargo, debemos dejar que sean ellos quienes elijan sus interés e inquietudes.
  • No presionar o poner metas elevadas, ya que es muy fácil que como padres tratemos de imponer nuestras expectativas y no debemos olvidar que nuestras metas pueden diferir de las de nuestros hijos.
  • Apoyar sus preguntas e inquietudes es el mejor regalo que como padres podemos hacer a nuestros hijos , no olvidemos que se trata de niños curiosos que no se van a conformar con respuestas vagas o difusas.
  • Ayudar a analizar lo que les ocurre, pues, en ocasiones, se sienten abrumados por situaciones que no entienden y será muy valioso que les acompañemos en su comprensión.
  • Recompensar y valorar sus logros. Hay muchos mitos en torno a la alta capacidad y uno de ellos trata sobre las altas calificaciones en colegio o sobre que no necesitan ayuda para el aprendizaje. Aprender más rápido no significa aprender sin ayudas; al igual que el resto de los niños, tienen dificultades.
  • Normalizar su condición. Otro mito muy extendido es que ocultar la alta capacidad será positivo para nuestro hijo , es importante integrar al niño y que no se sienta como un “bicho raro”, tener alta capacidad no es algo negativo, es una cualidad más que debe ser aceptada como una característica más dentro de su autoconcepto . Él no es sólo inteligente sino gracioso, amable, responsable…. Ocultar esta característica puede ser interpretado por el niño como que se trata de algo malo o un tema tabú.
  • Apoyarse en los profesionales si aparecen dificultades en las relaciones sociales con sus iguales. No obstante, la alta capacidad no suele interferir en amistades de estos niños, pero es verdad que en ocasiones buscarán grupos de amigos donde poder compartir sus intereses. Quizá, la mayor dificultad que enfrentan estos niños se encuentran en estadios evolutivos diferentes, a nivel intelectual y emocional, esto se conoce como disincronía emocional. Un niño con alta capacidad, con seis años piensa como uno de ocho. Esto significa que a este niño le gustan las películas, los juegos y los libros de los de ocho. Esto puede suponer un impedimento, pues sus compañeros pueden no entenderlo y llegar a rechazarlo. Con los niños más mayores se entiende mejor a nivel intelectual, sin embargo estos han vivido experiencias a nivel emocional y social con las que él no cuenta y puede llegar a ser percibido por el grupo como “inocente”.

Niños con ordenador compartiendo intereses

La preocupación que más abruma a los padres es la posibilidad de aburrimiento, la desmotivación y la apatía sobretodo en el contexto escolar. Los niños con alta capacidad  entienden las cosas más rápido y con mayor facilidad, odian la monotonía y cuentan con una gran imaginación que les dota de un gran potencial creativo.

En la escuela las condiciones no siempre son óptimas y esto les lleva, en ocasiones, a aburrirse. Es importante estar atento a estos signos, y buscar actividades que puedan cubrir las inquietudes creando retos de interés intelectual.

Lo único que diferencia a un niño con alta capacidad de otro niño de su clase es su capacidad de aprendizaje. La alta capacidad no tiene porqué estar asociado con un mayor número de problemas psicológicos. Detectar las altas capacidades a tiempo resulta primordial, permite potenciar el talento de estos niños, así como prevenir problemas, dificultades de adaptación, así como síntomas  emocionales ( ansiedad, depresión…). Es conveniente prestar atención a su desarrollo emocional  e intelectual contando con la ayuda de los profesionales.

“Sin duda, cuesta imaginarse un futuro prometedor si hoy, en el presente, no se cultivan las grandes mentes que han de contribuir a la materialización de los logros del mañana”. Carl Jung, Médico Psiquiatra y Psicólogo suizo
Rosa I. Hidalgo-Barquero Torres, psicóloga en Aesthesis Psicólogos Madrid
Jimena De Miguel Charle, psicóloga en Aesthesis Psicólogos Madrid

Referencias

Lendioro, G. (2015). Estas son las señales que presentan los niños con altas capacidades. ABC Familia. Recuperado el 19 de octubre de 2016, del sitio web: http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20151017/abci-altas-capacidades-superdotados-201510151155.html

Psicodiagnosis: Psicología infantil y juvenil. (2016). Psicodiagnosis.es. Recuperado el 19 de octubre de 2016, del sitio web: http://psicodiagnosis.es/areageneral/situaciones-especiales/la-superdotacion-nios-con-altas-capacidades/index.php

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *