¿Verano vivido o “publicado”?

Posted on Posted in Adicciones, Psicología y cultura
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageShare on TumblrDigg thisShare on YummlyEmail this to someone
La generalización de los smartphones y la popularidad de la redes sociales han fomentado el desarrollo de investigaciones relativas a la adicción a dichos dispositivos y plataformas pero, ¿podemos hablar realmente de adicción? ¿Qué repercusiones puede generar?

Los cambios tecnológicos han marcado un gran cambio en la sociedad actual. Estos dispositivos y aplicaciones permiten una comunicación instantánea, un mayor acceso a la información o la posibilidad de simplificar muchas tareas. No obstante, este nuevo “estilo de vida” puede tener consecuencias adversas como la exigencia por realizar diversas tareas en el mismo espacio de tiempo. Como consecuencia, nuestra relación con el mundo ha cambiado de forma notable, construyéndose una realidad distinta en torno a las TICS y las redes sociales.

Hace algunos años, el verano era sinónimo de descanso y desconexión, una época dedicada a disfrutar de aquellas actividades que la rutina del día a día impedía. En la actualidad, esta desconexión se ha visto mermada por diversos tipos de obligaciones (tareas laborales que no pueden abandonarse durante vacaciones, tareas del hogar…). Asimismo, es necesario incluir en este apartado el uso desmedido de las redes sociales, otra “tarea” que puede interferir en nuestro descanso y disfrute.

En esta misma línea, es importante destacar que hace años el verano implicaba una mayor desconexión del ordenador, teléfono móvil, internet… No obstante, la introducción de los smartphones en la sociedad y la generalización de las redes sociales ha triplicado su uso, especialmente en verano donde se ha observado un incremento de la utilización de estas plataformas de cerca del 90%.

El síndrome FOMO y otras características de personalidad

Desde hace algunos años se han difundido diversos artículos que hablan del conocido Síndrome FOMO, descrito como el “miedo a perderse algo”. Asimismo otras publicaciones hacen alusión al miedo a no vivir la vida de manera tan intensa como pueden estar haciendo los demás, propiciado por la generalización de las nuevas tecnologías y el descenso de la privacidad.

Además de querer mantener un nivel de vida tan “interesante” como el resto de personas que comparten sus experiencias a través de las redes, el deseo o la necesidad de aceptación social es, sin duda, un factor relevante en el origen y mantenimiento de los problemas relacionados con el uso desmedido de este tipo de aplicaciones.

Por otro lado, distintas investigaciones han tratado de determinar las características de personalidad asociadas al uso desmesurado de las redes sociales:

  • Elevada necesidad narcisista de reconocimiento y/o aprobación.
  • Frecuente sentimiento de soledad.
  • Aburrimiento perseverante.
  • Alto índice de extraversión, neuroticismo y apertura de experiencia.
  • Grado elevado de extraversión y bajo de responsabilidad.
  • Problemas psicológicos previos (depresión, fobia social, TDAH, etc.).
  • Alta impulsividad.

En esta misma línea, autores como Estévez y colaboradores afirman que uno de los factores que genera una mayor vulnerabilidad para el desarrollo de una conducta adictiva es la insatisfacción personal con la propia vida o la carencia de un afecto consciente, recurriendo a dicha conducta como una forma de compensación.

Asimismo, se ha observado un objetivo distinto entre las personas que presentan un alto rasgo de extroversión e introversión. Mientras los primeros suelen utilizar las redes sociales para mejorar sus relaciones, el objetivo de los introvertidos ha sido asociado con una vía para compensar su círculo social.

Por otro lado, diversos investigadores han realizado estudios relacionados con la conocida “fiebre de los selfies”. En esta línea, se ha observado que su uso excesivo puede estar asociado a una predisposición a desarrollar un trastorno de ansiedad o depresión. Del mismo modo, también se ha vinculado a problemas relacionados con la autoestima.

Además, el uso desproporcionado de estas aplicaciones se ve enaltecido durante la etapa de vacaciones donde los viajes, el descubrimiento de nuevos lugares o los reencuentros con personas allegadas fomentan el deseo de capturar el momento y compartirlo con el resto del mundo.

Adicción a las redes sociales

La adicción es definida como una afición desmedida capaz de generar un sentimiento de dependencia y de restar libertad al individuo estrechando su campo de conciencia sobre el problema y restringiendo su abanico de intereses.

En la actualidad el término “adicción” no está asociado únicamente al consumo desmedido de sustancias, sino que dicho término se asocia a otras conductas que, a priori, no resultan peligrosas o insalubres.

Un ejemplo de ello son las conocidas “adicciones conductualesen las que distintas conductas (uso de internet, juego, compras…) generan una gran interferencia en la vida de la persona debido a la cantidad de tiempo y/o dinero invertido.

Al igual que ocurre en las adicciones químicas, las personas que experimentan una adicción conductual pueden desarrollar síntomas propios de un síndrome de abstinencia (insomnio, irritabilidad e inquietud psicomotriz) cuando no pueden llevar a cabo dicha conducta.

En el estudio de las adicciones, autores como Marlatt y Gordon señalaban que diversos comportamientos habituales tienen efectos altamente reforzantes sobre los individuos. Asimismo, muchas de estas conductas generan un refuerzo inmediato. No obstante, este tipo de adicciones siguen encontrándose en una posición científica difusa debido a la dificultad para clarificar y diferenciar las conductas en principio “normales” y las patológicas que podrían llegar a considerarse adictivas.

Dentro de la adicción a internet está cobrando una gran relevancia el elevado uso de las redes sociales. Dicho uso puede generar graves repercusiones, incluida una disipación de la cohesión social así como alteraciones en otras áreas de su vida que son desatendidas (estudios, trabajo…).

Redes sociales y falta de desconexión en verano

Además de la interferencia en el día a día que puede generar una adicción, es preciso destacar la imposibilidad de desconectar en periodos vacacionales. El mayor problema se produce cuando la persona “necesita” capturar cada uno de los momentos y experiencias que vive durante este periodo. Como consecuencia, ¿este nuevo interés puede estar interfiriendo en la capacidad de disfrutar del periodo vacacional?

Asimismo, para muchas personas ya no basta con experimentar este tipo de situaciones, sino que éstas deben ser fotografiadas, compartidas y reconocidas por los demás. De esta forma, la búsqueda del espacio más idóneo y la fotografía más impresionante se convierte en el objetivo principal de la jornada, mermando la posibilidad de disfrutar de dichas experiencias y pudiendo ocasionar conflictos interpersonales cuando hay otras personas inmersas en esta actividad.

En esta misma línea, el estudio “Desco-net-ta” llevado a cabo por PANGEA The Travel Store pone de manifiesto la alta incidencia de la dependencia a las nuevas tecnologías y la falta de desconexión vacacional en los españoles. Más concretamente, dicha investigación confirma que uno de cada tres jóvenes españoles realiza un uso abusivo de las redes sociales, incluso durante el periodo vacacional.

Para terminar, se ha visto que menos del 56% de las personas asegura volver al trabajo con fuerzas para retomar las obligaciones y la rutina. Por este motivo, se concluye que casi la mitad de las personas se ven afectadas por distintos estímulos, actividades o situaciones que impiden el descanso y recuperación otorgados por las vacaciones de verano, siendo el uso desmesurado de las redes sociales y los conflictos generados por el mismo uno de los factores más llamativos en la actualidad.

Rafael Fenoy Castaño

Referencias

Echeburúa, E. (2012). Factores de riesgo y factores de protección en la adicción a las nuevas tecnologías y redes sociales en jóvenes y adolescentes. Revista de drogodependencias, Vol. 37 (4), pp. 335-447. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://aesed.com/descargas/revistas/v37n4_5.pdf

Echeburúa, E. y De Corral, P. Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en

jóvenes: un nuevo reto. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://www.redalyc.org/html/2891/289122889001/

Espino, B. (2015). ¿Vacaciones para las Redes Sociales en Verano? Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://globoamarte.com/redes-sociales/vacaciones-para-las-redes-sociales-en-verano/

García, J. A. (2013). Adicciones tecnológicas: el auge de las redes sociales. Salud y drogas, vol. 13 (1), pp. 5-13. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=83928046001

García-Allen, J. Síndrome FOMO: sentir que la vida de los demás es más interesante. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: https://psicologiaymente.net/clinica/sindrome-fomo#!

Montes-Sotelo, A. (2016). Adicción a las redes sociales. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://eprints.rclis.org/29200/

Prieto, J. J. y Moreno, A. (2015). Las redes sociales de internet ¿una nueva adicción? Revista Argentina de Clínica Psicológica, vol. 24 (2), pp. 149-155. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=281946783007

Regader, B. Alerta con los selfies: pueden ser síntoma de algún trastorno mental. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: https://psicologiaymente.net/clinica/selfies-trastorno-mental

Santamaría, L. (2016). ¿Qué hacemos en las redes sociales durante el verano? Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: http://www.e-volucion.es/2016/07/que-hacemos-redes-sociales-durante-verano

Torres, A. Facebook, Instagram… y el verano que te estás perdiendo. Recuperado el 10 de julio de 2017 del sitio web: https://psicologiaymente.net/social/facebook-instagram-verano-que-te-estas-perdiendo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageShare on TumblrDigg thisShare on YummlyEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *