Fobias

Síntomas de las Fobias

Las fobias consisten en un miedo intenso, desproporcionado, persistente e irracional, hacia un objeto, una situación concreta o una actividad determinada. Este miedo genera una elevada ansiedad ante la presencia o la anticipación del objeto, situación o actividad fóbica, dando lugar a un intenso malestar y una limitación o deterioro de la vida personal, social o profesional del paciente.

fobias-chica-mirando-por-la-ventanaLa respuesta de ansiedad fóbica puede manifestarse a través de diferentes signos:

  • Incremento de la actividad fisiológica del organismo: taquicardia, sudoración, palidez, sequedad de boca, diarrea…,
  • Pensamientos anticipatorios de consecuencias negativas y catastróficas, previos a la situación o actividad que desencadena la fobia, o a la presencia del objeto fóbico,
  • Conducta de evitación o escape ante el estímulo fóbico o ante la sola anticipación del mismo.

En el caso de los niños, las respuestas se manifiestan a través del llanto, las rabietas, la paralización o el aferramiento a las figuras de apego y protección.

Son numerosas las fobias que se conocen, entre las más comunes, se hallan:

  • Fobia a la sangre o Hemofobia,
  • Fobia a las inyecciones,
  • Fobia o miedo intenso a la muerte, o Tanatofobia,
  • Fobia a la suciedad y los gérmenes,
  • Fobia a los espacio cerrados o Claustrofobia,
  • Fobia a los espacios abiertos o Agorafobia,
  • Fobia a volar o Aerofobia,
  • Fobia a las alturas,
  • Fobia a la oscuridad,
  • Fobia a hablar en público,
  • Fobia a las tormentas,
  • Fobia a las arañas o Aracnofobia,
  • Fobia a los insectos,
  • Fobia a las serpientes,
  • Fobia a los perros,
  • Fobia a los animales en general.

Tratamiento de las Fobias

Primera entrevista

Para poder comprender el problema por el que el paciente acude a consulta, se realiza una entrevista inicial en la que se aborda el motivo de consulta, las situaciones en las que aparece el problema, la intensidad o frecuencia del problema, así como las repercusiones actuales sobre la vida de la persona.

Asimismo, se lleva a cabo una valoración de la sintomatología, es decir, de las manifestaciones físicas y/o psíquicas presentes cuando se manifiestas la fobias, capaces de generar un intenso malestar. A partir de esta evaluación, se determina la intervención más apropiada para cada caso.

Diagnóstico y tratamiento

La intervención se dirige a la exploración de la problemática, para determinar los contextos o situaciones que han contribuido al inicio y mantenimiento de la fobia. A continuación, se procede a la búsqueda de estímulos  desencadenantes o disparadores, capaces de activar redes neurales asociadas a representaciones mentales de recuerdos, o experiencias complejas, a lo largo de la vida de la persona.

Una vez identificados estos disparadores, se realiza un análisis y descripción de la dinámica intrapsíquica que proporciona a estos estímulos la capacidad para desencadenar reacciones desproporcionadas ante determinadas situaciones del presente. Posteriormente, durante el transcurso de las sesiones, se realiza un muestreo para reconocer el recuerdo al que se accede a través de estos estímulos disparadores, capaces de activar los mecanismos de alerta desmesurados que propician las fobias.

Para identificar las vivencias clave que están en la base del síntoma, a lo largo de la terapia se favorece la integración de los diferentes tipos de memoria cerebral: la memoria semántica, ubicada en la amígdala y encargada del archivo y la recuperación de la información emocional, y la memoria episódica, localizada en el hipocampo y encargada del registro y almacenaje de la información relatada o de los eventos. Para ello, nos apoyamos en estilos de relación terapéutica capaces de relajar los estados de alerta durante la consulta, con el fin de facilitar el “re-procesamiento” de esas experiencias pasadas. Todo ello tiene lugar gracias a que paciente y terapeuta, de forma conjunta, recorren hacia atrás las vivencias de la historia personal del paciente.

De esta forma, la respuesta de ansiedad ante el objeto o situación fóbica no se corresponde tanto con dicho objeto o situación concreta, sino con el impacto que uno u otra pueden generar a través de la activación de recuerdos de experiencias previas, que no habían sido integrados de forma satisfactoria.

A lo largo de las sesiones, el paciente reprocesará las experiencias pasadas hasta relajar el estado de alerta desmesurada que generan las fobias, logrando mejorar su vida cotidiana.

 

¿MÁS INFORMACIÓN?
Puedes seguir indagando en los distintos Tratamientos Psicológicos
y terapias que ofrece Aesthesis
 

QUÉ
TRATAMOS

 

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog
 

BLOG

 

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es
 

CONTACTO