Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es una reacción psicológica muy intensa a una situación altamente estresante y traumática que se caracteriza por:   tratamiento-estres-postraumatico-chico-solo-en-campo

  • Reexperimentación del suceso, mediante flash-backs, sueños y pesadillas que se repiten, o recuerdos involuntarios e intrusivos que generan gran malestar;
  • Evitación reiterada de aquellas situaciones que recuerdan al evento traumático, ya sean lugares, personas, situaciones, emociones…;
  • Gran activación fisiológica y ausencia de emociones y afectos.

 

Es habitual que la persona también muestre otros síntomas, como los que se relacionan a continuación:

  • Problemas de sueño (insomnio, somnolencia, bruxismo…),
  • Hipervigilancia,
  • Irritabilidad, desesperanza, tristeza, apatía o sentimiento de soledad,
  • Dificultades para concentrarse y mantener la atención,
  • Llantinas,
  • Sobresaltos,
  • Grandes miedos y fobias,
  • Ataques de pánico,
  • Pensamiento de hacerse daño o dañar a los demás,
  • Adicciones.

En el caso de los niños, el TEPT se puede manifestar de diferentes maneras, siendo habitual el descenso o la ausencia del habla, la disminución del interés en las relaciones sociales y los dolores de cabeza o gastrointestinales.

Tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)

Primera entrevista

Durante la primera entrevista, identificamos el TEPT basándonos en el relato del paciente. Observaremos si existe evidencia de un acontecimiento traumático, indicios de aplanamiento afectivo, incoherencias en el lenguaje o síntomas físicos (cansancio, insomnio, sobresaltos o hipervigilancia).

Diagnóstico y tratamiento

Tras analizar minuciosamente el relato del paciente, realizaremos un diagnóstico preciso, descartando otras posibles patologías, y comenzaremos a tratar el trauma.

Entendemos el trauma, desde el punto de vista de la Neurociencia, como una reacción de nuestro cerebro ante una situación abrumadora o altamente estresante,  creando dos tipos de recuerdos:

  • Un recuerdo de tipo “emocional”, que se procesa en la amígdala y se ubica en la memoria semántica,
  • Un recuerdo “asociado al relato de lo sucedido”, que se procesa en el hipocampo y se ubica en la memoria episódica.

Cuando se vive un acontecimiento traumático no se integra la información procedente de la amígdala con la proveniente del hipocampo. Es por ello que sobrevienen síntomas como “la apatía”: la persona emite un relato de lo sucedido pero no puede acceder a la emoción que en su momento le suscitó  la situación o el acontecimiento.

En el estrés postraumático la persona ha vivido un tipo de experiencia que genera un “estrés abrumador”, lo que predispone a un cambio en el modo de funcionamiento cognitivo y emocional para adaptarse a dicho “estrés abrumador”. La experiencia vivida coloca al individuo en una posición emocionalmente vulnerable, que requiere de un entorno sensible para dar lugar y sostenimiento empático a las emociones dolorosas surgidas, sin responder con un incremento aún mayor de la angustia; pues cuando se incrementa la angustia el sujeto sufre una “retraumatización”.

Las emociones desagradables del estrés postraumático se presentan cuando existen estímulos que sirven como desencadenares o disparadores, de ahí que se tienda a evitar tales “disparadores”, a través de diferentes comportamientos: hipervigilancia, evitación, irritabilidad, cansancio…

Nuestro objetivo en terapia será que paciente y terapeuta, a lo largo de las sesiones, puedan analizar las emociones surgidas durante el acontecimiento traumático y con posterioridad, así como identificar los disparadores que activan las redes neurales asociadas al recuerdo conflictivo. Explorando los recuerdos y los afectos que producen dolor, en un contexto seguro de vinculación sana con el terapeuta, el paciente se sentirá seguro y apoyado. Todo ello permitirá a la persona asimilar y resignificar lo que se experimentó, disminuyendo el dolor mental y los síntomas asociados al trauma.

De esta forma, se favorece la integración de los recuerdos (emociones y relatos), la superación del trastorno de estrés postraumático y la recuperación del funcionamiento normal del paciente en su día a día. 

 

¿MÁS INFORMACIÓN?
Puedes seguir indagando en los distintos Tratamientos Psicológicos
y terapias que ofrece Aesthesis

QUÉ
TRATAMOS

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog

BLOG

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es

CONTACTO