Trastornos Alimenticios

Qué son los Trastornos Alimenticios

Los trastornos alimenticios son enfermedades crónicas que consisten en la alteración de la conducta alimentaria y en la distorsión de la percepción de la imagen corporal. En muchos casos, este tipo de patologías pueden llegar a comprometer seriamente la salud o la supervivencia del paciente.

Dada la gran repercusión social que están teniendo en la actualidad, los trastornos alimenticios que pueden considerarse más traumáticos y conocidos son:

Anorexia: trastorno que se caracteriza por un rechazo sistemático de los alimentos y una restricción nociva de la ingesta,

Bulimia nerviosa: trastorno que se caracteriza por el consumo de gran cantidad de comida en forma de atracón, así como una compensación posterior mediante el vómito, el ayuno, el abuso de laxantes o el ejercicio físico excesivo.

No obstante, existen múltiples trastornos de la alimentación, igualmente problemáticos, dada su incidencia en la sociedad actual y el grado de sufrimiento mental que producen en la persona: trastornos-alimentacion-chica-con-copa-helado

Trastorno por atracón: caracterizado por el consumo de gran cantidad de alimentos de forma rápida y en un plazo de tiempo muy corto, pero sin conductas de compensación,

Trastorno de ingesta compulsiva: caracterizado por el consumo de alimentos de forma descontrolada, en cualquier momento y lugar, como respuesta a sensaciones de ansiedad,

Ortorexia: problema que se caracteriza por consumir, de forma patológica y obsesiva, alimentos que son considerados “saludables” por la persona, y que puede llevar, en los casos más extremos, a la desnutrición,

Vigorexia: problema que se caracteriza por una obsesión por el estado físico, que incide sobre la conducta alimentaria del paciente y le conduce a realizar una actividad física extrema de manera frecuente,

Potomanía: problema que se caracteriza por la ingesta de gran cantidad de líquido, generalmente agua, con el propósito de adelgazar o de no engordar.

Los trastornos alimenticios suelen formar parte de dinámicas emocionales más complejas que no sólo tienen que ver con la comida, sino que esconden causas de índole psicológica íntimamente ligadas con los patrones familiares del paciente, los estilos de relación, la autoestima, el perfil de personalidad, las modalidades de gestión de la ansiedad, etc.

Actualmente, los trastornos de la alimentación los padecen tanto mujeres como hombres y, si bien han tenido mayor incidencia sobre la población joven, cada vez se registra un mayor número de casos entre la población adulta.

Síntomas de los Trastornos Alimenticios

El hecho de que los trastornos alimenticios se desarrollen de forma progresiva contribuye a la dificultad para identificarlos a tiempo.  Además, los pacientes suelen esconder eficazmente su padecimiento y ocultan las conductas características de estas patologías, o justifican sus comportamientos. Algunos de los síntomas más habituales de los trastornos de la alimentación son:

  • Descenso de peso por debajo de lo saludable,
  • Subida excesiva de peso,
  • Fluctuaciones notorias de peso,
  • Obsesión con la comida, con las calorías, con las dietas…,
  • Consumo reiterado de laxantes,
  • Ingesta de grandes cantidades de agua,
  • Obsesión por la imagen,
  • Realización de ejercicio físico excesivo,
  • Atracones y vómitos,
  • Aislamiento por baja autoestima y para ocultar conductas alimenticias nocivas,
  • En el caso de las mujeres, pérdida de la menstruación.

En ocasiones, puede ocurrir que los pacientes no reconozcan su enfermedad y se requiera la intervención familiar para lograr que se sometan a tratamiento. También es frecuente que los pacientes lleguen a consulta a través de otras patologías, como los trastornos de ansiedad.

Tratamiento de los Trastornos Alimenticios

Primera entrevista

La primera entrevista tiene como objetivo determinar cuál es el problema de fondo y qué dimensión tiene. Para ello, se analiza minuciosamente el relato del paciente, atendiendo a todos los síntomas descritos por él, sus atribuciones, la frecuencia con la que se manifiesta el problema, la intensidad y el nivel de dificultad que genera en su día a día. Se estudia, asimismo, cómo se ha desarrollado la patología, así como otros problemas que puedan estar asociados a ésta: ansiedad, depresión, ataques de pánico, problemas sexuales…

Diagnóstico y tratamiento

Las causas de los trastornos alimenticios son muy variadas: pueden estar asociados a patrones de relación y vinculación deficientes, vivencias complejas o traumáticas de las persona, inseguridades emocionales… así como a otros aspectos internos y relacionales que no han podido ser adecuadamente manejados o asimilados. Las experiencias de carácter doloroso suelen quedar “aparcadas” de la memoria consciente y se activan con determinados estímulos, que no siempre tienen por qué estar directamente conectados con el problema.

En todos los casos, la terapia se fundamenta en buscar aquello que ha provocado el trastorno alimenticio. En ocasiones, los trastornos de alimentación no son un problema principal, sino un síntoma originado por otras situaciones que no son reconocidas por el paciente, o de las que, simplemente, no es consciente: sentimientos de culpa, vergüenza, angustia, alteraciones de la percepción de la imagen corporal, estilos educativos rígidos, incapacidad para expresar emociones…

El objetivo final es que paciente y terapeuta, de manera conjunta, vayan reconociendo e identificando esas circunstancias implícitas en el origen de la patología, para dotarlas de un nuevo significado y reducir el malestar asociado. De este modo, la persona logrará la recuperación de la conducta alimentaria normal y podrá llevar una vida más plena y saludable.

 

¿MÁS INFORMACIÓN?
Puedes seguir indagando en los distintos Tratamientos Psicológicos
y terapias que ofrece Aesthesis
 

QUÉ
TRATAMOS

 

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog
 

BLOG

 

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es
 

CONTACTO