¿Qué tratamos?

Tratamientos Psicológicos de Aesthesis

 

En Aesthesis somos conscientes de que los tratamientos psicológicos, las psicoterapias, exigen una gran responsabilidad y formación, y es por ello que los profesionales de Aesthesis nos formamos constantemente para estar al día de todos las novedades y avances tanto en el ámbito de la psicología, como en el de otras disciplinas directamente relacionadas como la neurociencia.   

La metodología de los tratamientos psicológicos de Aesthesis se fundamenta en el acercamiento a la figura del paciente desde una aceptación incondicional: quienes nos piden ayuda pueden contar con personas que intentan comprenderlos, sin establecer juicios de valor ni dejarse llevar por estereotipos.

Nuestro objetivo primordial es el bienestar de nuestros pacientes, y para alcanzarlo cuentan con la dedicación, el conocimiento y la amplia experiencia de un equipo de profesionales vocacionales de reconocido prestigio en el sector.

El rigor de nuestro trabajo y la alta especialización del equipo terapéutico son la garantía de calidad de nuestros tratamientos psicológicos.

Ansiedad y Estrés

La ansiedad es un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y un fuerte sentimiento de inseguridad. Se encuentra relacionada con la expectativa de que algo sucederá, anticipando efectos negativos antes de que la situación llegue, o acaso se produzca. Por su parte el estrés, es habitual en nuestra vida y no siempre tiene por qué ser negativo, sino que incluso es necesario. Una característica esencial del ser humano es la facultad de adaptación al cambio, que siempre viene acompañada de estrés. Se habla de “estrés bueno”, o euestrés, cuando la respuesta a tales acontecimientos es adecuada (adaptativa). Sin embargo, cuando lo acontecido demanda un esfuerzo físico y psíquico intenso y prolongado – excesivo –, se puede superar la capacidad de resistencia y de adaptación del organismo, y es entonces cuando se genera el “estrés malo” o distrés. El tratamiento de la ansiedad y/o del estrés, se fundamenta en acotar al máximo los contextos y las pautas relacionales que los promueven, con el fin de encontrar los estímulos  “disparadores” que desencadenan tales estados. Estos disparadores suelen estar asociados a experiencias traumáticas pasadas, que a lo largo de las sesiones, se van reprocesando de forma adecuada para que el paciente logre controlar las situaciones que provocan los estados de estrés o ansiedad.  Ir a Ansiedad y Estrés

Depresión

La depresión es un estado mental caracterizado por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida generalizada de interés y disminución de las funciones psíquicas. Este estado mental está promovido por experiencias del pasado o del momento actual, tales como la pérdida de un ser querido, la ruptura en una relación sentimental, la pérdida de un empleo… Los estados depresivos, además, se pueden intensificar con modos de vida sedentarios y hábitos poco saludables (mala alimentación, consumo de alcohol…), con el mantenimiento de relaciones tóxicas en el hogar o el trabajo, así como a través de los efectos secundarios que provocan determinados fármacos. Para el tratamiento de la depresión, es necesario contextualizar sus síntomas y realizar un registro de los motivos y circunstancias que han contribuido a su consolidación, con el fin de detectar y analizar sus factores desencadenantes. A través de la terapia, la persona va reforzando su autoestima y su propia identidad, marcando el camino de superación de la depresión.  Ir a Depresión

TOC – Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, en su siglas “TOC”, es una patología caracterizada por la presencia de pensamientos intrusivos, persistentes y recurrentes, “obsesiones”. Estas representaciones mentales generan temor, preocupación e inquietud y dan lugar a conductas repetitivas, “compulsiones” (manías o rituales), cuya finalidad es la reducción de la ansiedad generada y la supresión de dicho pensamiento. En la terapia, se elabora un registro de las situaciones y contextos implicados en el TOC con el fin de buscar aquellos estímulos que actúan como desencadenantes o disparadores, capaces de desatar el pensamiento obsesivo y la consecuente manía o ritual. Estos estímulos o situaciones, son capaces de activar redes neuronales que se corresponden con representaciones mentales asociadas a vivencias anteriores complicadas o dolorosas. En la mayoría de casos, dichas vivencias no se han podido asimilar o registrar de forma adecuada, generando estados de ansiedad, y otros trastornos emocionales dolorosos, que la persona experimenta en el momento actual. A lo largo de las sesiones, el paciente irá asimilando de forma idónea las experiencias dolorosas pasadas, reduciendo sus obsesiones y compulsiones, hasta lograr superar el TOC. Ir a TOC

TDAH – Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El TDAH es un trastorno psicológico y del comportamiento, caracterizado por falta de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Si bien se asocia a un trastorno propio de la infancia, también existe un elevado número de personas que presentan TDAH en la edad adulta. El TDAH puede ser entendido como un trastorno derivado, principalmente, de factores biológicos que pueden ser potenciados o debilitados por factores ambientales, de orden familiar, escolar o social. Sin embargo, será de gran importancia efectuar un cuidadoso diagnóstico diferencial a fin de distinguir el TDAH de un problema de inatención o impulsividad infantil, provocado por dinámicas familiares o sociales deficientes. En esta línea, también es sumamente importante descartar otras posibles afecciones, como por ejemplo enfermedades médicas, trastornos de conducta o problemas de aprendizaje. Una vez realizado el diagnóstico diferencial, se valorará el tipo de tratamiento más adecuado, en función de la etiología del caso.  Ir a TDAH

Hipocondriasis (Hipocondriaco)

La Hipocondriasis, la patología del hipocondriaco, se caracteriza por la preocupación obsesiva e irracional de padecer una enfermedad grave. Las obsesiones se manifiestan ante cualquier dolor, por leve que sea, y conducen al hipocondriaco a una serie de comportamientos reiterativos, como acudir constantemente al médico o pensar que no detectan su enfermedad. El tratamiento consiste en detectar la causa que origina y mantiene la hipocondriasis, para ayudar al paciente hipocondriaco a resignificar los síntomas, a que no quede atrapado en preocupaciones angustiosas acerca de enfermedades que no padece, y a experimentar un sentimiento de mayor seguridad frente a la vida en general, y a su salud en particular. Ir a Hipocondriasis

Adicciones 

Las adicciones son un trastorno físico, psicológico y emocional, que origina una dependencia o necesidad hacia una sustancia o hacia una actividad concreta. La persona que padece una adicción busca persistentemente el alivio o recompensa mediante el consumo de sustancias o mediante la práctica de determinadas actividades (uso excesivo de nuevas tecnologías, juego patológico…). El objetivo del tratamiento es que paciente y terapeuta, de forma conjunta, consigan localizar y analizar aquellas situaciones que han desencadenado la adicción. Con tal fin, ambos exploran en la historia vital del paciente experiencias generadoras de vulnerabilidad y angustia. Asimismo, indagan en la manera en la que dicha angustia o malestar es aliviado con la adicción. Ir a Adicciones

Fobias

Las fobias consisten en un miedo intenso, desproporcionado, persistente e irracional, hacia un objeto, una situación concreta o una actividad determinada. Este miedo genera una elevada ansiedad ante la presencia o la anticipación del objeto, situación o actividad fóbica, dando lugar a un intenso malestar y una limitación o deterioro de la vida personal, social o profesional del paciente. Su tratamiento se dirige a la exploración de la problemática, para determinar los contextos o situaciones que han contribuido al inicio y mantenimiento de la fobia. A lo largo de las sesiones, el paciente reprocesará las experiencias pasadas problemáticas hasta relajar el estado de alerta desmesurada que generan las fobias, logrando mejorar su vida cotidiana.  Ir a Fobias

Trastornos del Sueño

Los trastornos de sueño se caracterizan por dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, problemas para permanecer despierto, problemas para mantener un horario regular de sueño o comportamientos inusuales durante el sueño. El sueño es una etapa de reparación del organismo durante la noche, que nos permite rendir de forma óptima a lo  largo del día, por lo que dormir adecuadamente es un proceso fundamental para mantener un buen estado de salud física y mental. El tratamiento de los trastornos del sueño se fundamenta en la exploración de los contextos y situaciones que provocan tales trastornos. De forma conjunta, paciente y terapeuta, revisan las experiencias internas complejas en la historia vital del paciente: vivencias que no se han asimilado correctamente, problemas difíciles de compartir… Este tipo de experiencias están en la base del síntoma y resulta necesario explorarlas, clarificarlas, dotarlas de sentido. También se identifican los desencadenantes asociados a tales experiencias, es decir, circunstancias que, si se presentan, activan todo el circuito neuro-emocional problemático, dando lugar al trastorno del sueño. A lo largo de las sesiones, el paciente va reprocesando y asimilando correctamente esas experiencias traumáticas, logrando superar el trastorno del sueño progresivamente.  Ir a Trastornos del Sueño

Sexualidad, Problemas Sexuales

La sexualidad humana es un conjunto de comportamientos cuya finalidad es la satisfacción del deseo sexual, las necesidades afectivas y la reproducción. En ocasiones, las personas podemos experimentar dificultades asociadas a la actividad sexual, lo que genera problemas relacionados con nuestra sexualidad (miedo a la intimidad, problemas en alguna fase del acto sexual, baja autoestima…). Cualquiera que sea la causa que condiciona la sexualidad de la persona, nuestro objetivo es delimitar y concretar el problema sexual actual, determinar su origen, generar un diagnóstico diferencial y descubrir las dinámicas implícitas en dicho problema. En todos los casos, a lo largo del tratamiento, bajo el contexto seguro del vínculo terapéutico, obtendremos una comprensión profunda del problema que transformará los bloqueos y malestares del paciente en recursos y capacidades, para recuperar un sentimiento de más plenitud en su sexualidad y por ende, en su vida en general. Ir a Sexualidad

Ataques de Pánico

Los ataques de pánico generan en la persona que los sufre un estado mental y neurofisiológico en el que se experimenta un miedo muy intenso, que suele aparecer repentinamente y puede durar desde minutos hasta horas. Su tratamiento consiste en  analizar, a lo largo de las sesiones, en qué situaciones y relaciones se dan los ataques de pánico, con el fin de identificar aquellos estímulos que activan los circuitos neurales asociados a representaciones mentales de experiencias personales complejas. Estas vivencias complejas pueden estar en la base de los ataques de pánico, al no haber sido registradas o asimiladas de forma satisfactoria. Progresivamente, gracias al trabajo conjunto terapeuta-paciente, se “reprocesan” tales experiencias traumáticas de manera idónea, promoviendo la minimización de los ataques de pánico, hasta su posterior desaparición.  Ir a Ataques de Pánico

Trastornos Alimenticios

Los trastornos alimenticios son enfermedades crónicas que consisten en la alteración de la conducta alimentaria y en la distorsión de la percepción de la imagen corporal. Las causas de los trastornos alimenticios son muy variadas: pueden estar asociados a patrones de relación deficientes, vivencias complejas o traumáticas de las persona, inseguridades emocionales… así como a otros aspectos internos y relacionales que no han podido ser adecuadamente asimilados. En todos los casos, la terapia se fundamenta en buscar aquello que “ha provocado” el trastorno alimenticio, estudiarlo y analizarlo para poder tratarlo de manera idónea y mejorar la vida de la persona. Ir a Trastornos Alimenticios

TEPH – Trastorno de Estrés Postraumático

El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es una reacción psicológica muy intensa a una situación altamente estresante y traumática que se caracteriza por re-experimentación del suceso, mediante flash-backs, sueños y pesadillas que se repiten, o recuerdos involuntarios e intrusivos que generan gran malestar; evitación reiterada de aquellas situaciones que recuerdan al evento traumático, ya sean lugares, personas, situaciones, emociones…; gran activación fisiológica y ausencia de emociones y afectos. El tratamiento del TEPT se fundamenta en analizar, a lo largo de las sesiones, las emociones surgidas durante el acontecimiento traumático y con posterioridad, así como identificar los disparadores que activan las redes neurales asociadas al recuerdo de la situación estresante. Ello permitirá a la persona asimilar y resignificar lo que se experimentó, disminuyendo el dolor mental y los síntomas asociados al trauma. Ir a TEPT

Enfermedades Psicosomáticas

Las enfermedades psicosomáticas, o trastornos psicosomáticos, hacen alusión a enfermedades físicas donde los factores psicológicos contribuyen al origen, mantenimiento e incremento de la dolencia. Es decir, los síntomas o molestias no encajan con las posibles causas médicas y pueden ser considerados como la manifestación física de los problemas psicológicos o emocionales. Para el tratamiento de las enfermedades psicosomáticas, paciente y terapeuta analizan las situaciones y contextos relacionados con la problemática, incidiendo en la búsqueda y análisis de aquellos estímulos o situaciones que actúan a modo de disparadores, desencadenando el origen o agravamiento de síntomas físicos.  Ir a Enfermedades Psicosomáticas

Psicología Infantil y Juvenil

La Psicología Infantil y Juvenil incide sobre cada etapa del desarrollo evolutivo. Se encarga de dotar a niños y jóvenes de estrategias adecuadas para un crecimiento sano a todos los niveles: fisiológico, psico-motriz, cognitivo, social y emocional. Asimismo, se ocupa de proporcionar a padres, madres y cuidadores, herramientas apropiadas para acompañar al niño de una manera empática. El tratamiento de los trastornos de psicología infantil y juvenil consiste en periódicas sesiones terapéuticas en la que de manera conjunta psicólogo, padres, niño o adolescente, buscan la significación de los síntomas, explorando qué situaciones o emociones actúan como “disparadores” del malestar o del problema de conducta. La comprensión amplia y profunda de la sintomatología, por parte de padres e hijo, será lo que permita la transformación de estas dinámicas en otras más saludables y enriquecedoras para toda la familia.  Ir a Psicología Infantil y Juvenil

 

¿TE INTERESA LA PSICOLOGÍA?
También puedes consultar artículos sobre distintas temáticas del
ámbito de la Psicología en nuestro Blog
 

BLOG

 

 

¿TIENES ALGUNA PREGUNTA? ¿NECESITAS ALGUNA ACLARACIÓN?
No dudes en consultarnos, estaremos encantados de atenderte.
¡Llámanos! al 91 344 08 62 o escríbenos a info@aesthesis.es
 

CONTACTO