Infancia y emociones

Posted on Posted in Psicología Infantil

importancia-expresion-emocional-niños-2

Desde el mismo momento del nacimiento, los bebés ya empiezan a tener emociones y a los 3 meses de edad aproximadamente son capaces de empezar a registrarlas en la memoria. Si bien durante los primeros meses las sensaciones se limitan a expresiones de gusto y disgusto,  los niños progresivamente van adquiriendo una amplia gama de emociones.

Las experiencias emocionales que quedan guardadas en la memoria e influyen sobre la forma de enfrentarse a situaciones futuras, de ahí, la importancia de que los padres y educadores seamos capaces de favorecer un desarrollo emocional saludable. Así, los adultos tenemos la complicada misión de enseñar a los niños a reconocer sus emociones y ayudarles a expresarlas y a gestionarlas. Es una tarea difícil, entre otras cosas, porque para poder enseñar a los niños la gran cantidad de emociones que experimentarán a lo largo de su vida, los adultos también debemos saber reconocerlas y ser capaces de nombrarlas, pero no siempre sabemos cómo nos sentimos o como se llama lo que sentimos, pudiendo llegar a confundir las emociones.

Tenemos que conseguir, por ejemplo, que el niño reconozca que siente ira, de dónde viene esa ira y cómo la puede manejar, así, probablemente consigamos que el niño no sea agresivo, pues sabe qué le ocurre y cómo canalizar la ira de forma eficaz y sin dañar a nadie.

importancia-expresión-emocional-niños-4

Cómo favorecer la expresión emocional de los niños

Hay numerosas formas de favorecer el reconocimiento y la expresión emocional en los niños. La manera más sencilla es hablando con ellos, preguntándoles cómo están, qué cosas han tenido lugar en su día a día y cómo les han afectado. Cuando hacemos esto, puede ocurrir que los niños no sepan decirnos qué emoción concreta han sentido, pero sí suelen ser capaces de explicarnosla. Nosotros, los adultos, gracias a esta descripción, podemos empatizar (ponernos en su lugar) y descubrir qué emoción han sentido y podemos validar dicha emoción, es decir, reconocer la importancia de lo que ha sentido y mostrarle que es algo normal y razonable. Así, el niño se sentirá mejor, aprenderá a nombrar lo que le ha sucedido, desarrollará confianza en sí mismo, podrá manejar en el futuro una situación similar y confiará en nosotros en futuras ocasiones, seremos una “guía emocional” para él. Estaremos, por tanto, favoreciendo un desarrollo emocional adecuado. Por ejemplo, en una situación en la que el niño se ha asustado por algo, podemos decirle, “vaya, menudo susto te has dado, habrás pasado miedo…” y podemos darles ejemplos de cuando nosotros nos asustamos “yo también me asusto y tengo miedo cuando hay un ruido fuerte” y, además, proporcionarle herramientas para superar ese miedo “yo lo que hago cuando tengo miedo es….” Así ellos pueden aprender el nombre de la emoción y cómo gestionarla.

importancia-expresion-emocional-niños-3

Otras herramientas útiles

Además de hablar con los niños, hay muchas otras herramientas en nuestra mano para generar un buen desarrollo emocional en nuestros niños:

  • Los cuentos y libros: hay una larga lista de cuentos escritos específicamente para facilitar a los niños la difícil tarea de poner nombre a las emociones y expresar sus estados emocionales, les permite poder decir realmente aquello que sienten. Algunos ejemplos son: “El monstruo de los colores”  que trata emociones muy básicas como la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y la calma; o el “Emocionario: Di lo que sientes”  que permite a los niños reconocer y aprender cuarenta y dos emociones. Se trata de un diccionario de emociones planteado como un cuento en el que van apareciendo de forma sencilla el nombre de las emociones y una historia asociada para que sepan reconocer qué ocurre cuando se tiene esa emoción.
  • Juegos: diferentes juegos como encontrar las diferencias, completar una historia, adivinanzas pueden ayudar a desarrollar una educación emocional de forma divertida. Por ejemplo, podemos jugar al Veo Veo, pero adivinando estados emocionales. También, puede hacerse educación emocional aprovechando los distintos momentos en los que el niño juego con muñecos para hablar de que les pasa a sus muñecos, como se sienten,…
  • Canciones: Gracias a Internet y las nuevas tecnologías, hoy en día se puede acceder a cantidad de canciones infantiles que hablan sobre las emociones y cómo trabajarlas.
  • Películas o videos de dibujos animados: En los últimos años, podemos encontrar todo tipo de videos  donde se explican las emociones y el comportamiento asociado a cada uno de ellos  e incluso películas completas como “Del Revés”.
  • Dibujos de expresiones emocionales básicas: nos permite hablar de las emociones con el niño y a que este aprenda a identificarlas y diferenciarlas en el resto de personas.

Todas estas técnicas tienen una ventaja. En algunas ocasiones cuando los niños describen los estados emocionales de sus dibujos o muñecos, realmente nos pueden estar hablando de cómo se sienten ellos, pero sin tener vergüenza o miedo a nuestra reacción o a ser juzgados. Por eso, les resulta más fácil hablar abiertamente de sus emociones.

Rosa I. Hidalgo-Barquero Torres. Psicóloga col. M-29702.

Referencias

El Blog de Educación y TIC. (2014). 15 geniales recursos para trabajar la educación emocional | El Blog de Educación y TIC. Recuperado el 22 de abril de 2016 del sitio web http://blog.tiching.com/15-geniales-recursos-para-trabajar-la-educacion-emocional/

El País. (1984). Reportaje | La importancia de las emociones en la primera infancia. [online] EL PAÍS. Recuperado el 22 de abril de 2016 del sitio web http://elpais.com/diario/1984/06/29/sociedad/457308008_850215.html

Palabrasaladas.com. Emocionario: El diccionario de emociones. Recuperado el 22 de abril de 2016 del sitio web http://www.palabrasaladas.com/emocionario.html

 

2 thoughts on “Infancia y emociones

    1. Gracias por tu comentario Emoticono,

      nos alegramos de que te haya gustado el articulo, seguiremos trabajando para sacar más post interesantes y te animamos a seguir leyendonos.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *